Veinticinco millones de europeos se verán sumidos en la pobreza en 2025 si los gobiernos no abandonan las medidas de austeridad, ocho millones de los cuales serán españoles, lo que supone que nuestro país aportaría uno de cada tres de los nuevos pobres de Europa.

Este "panorama catastrofista" es el que dibuja el informe "la trampa de la desigualdad", realizado por Intermón Oxfam en los distintos países europeos, cuyos datos españoles se han presentado en rueda de prensa y que reflejan que la sociedad será más desigual y más pobre si no hay un cambio de rumbo.

"Se están sentando las bases de una sociedad tremendamente injusta", ha dicho la responsable de investigación de Intermón y coautora del informa, Teresa Cavero.

La brecha se disparará

En 2012, explica la ONG, uno de cada cuatro españoles (12,7 millones) estaba en riesgo de pobreza o de exclusión social, lo que supone un aumento de 2,1 millones desde 2008. Según el estudio, de mantenerse esta tendencia, en 2025 España podría tener 20 millones de pobres, 7 millones más que actualmente, lo que representaría el 42% de la población.

Para explicar esto, Intermón argumenta que en 2018, una década desde el comienzo de la crisis, el aumento de personas en riesgo de pobreza "puede llegar a 15,85 millones, equivalente al 33,7% de una población de 47 millones. Para 2025, el número de pobres puede llegar a casi 20 millones". Teniendo en cuenta, continúa, "la creciente emigración desde España, es probable que la población disminuya por debajo de los 47 millones en 2018, lo que significa que probablemente el porcentaje sea incluso mayor".

Europa se enfrenta a una "generación perdida" y tardará 25 años en recuperar los niveles de bienestar de 2008Además, de continuar las políticas de austeridad la brecha de la desigualdad se disparará, de tal forma que dentro de doce años el 20% más rico de la población española podría ingresar 18 veces más que el 20% más pobre. Cavero ha subrayado que Europa se enfrenta a una "generación perdida" y ha alertado de que tardará 25 años en recuperar los niveles de bienestar de 2008.

La ONG recuerda que esa brecha ha situado a España entre los primeros lugares de los 27 estados miembros de la UE en cuanto a desigualdad social. "Antes de la crisis, el 20% de españoles más ricos ganaba 5,3 veces más que el 20% más pobre.

En 2011, "esta cifra había aumentado a 7,5 veces
(la media de la UE era 5,1)", explica el informe, que explica que el coeficiente de Gini -índice que mide la desigualdad de ingresos en un país- en España ascendió a 0,34 en 2011, el mayor valor desde que comenzaron los registros.
 
El informe pone también de relieve la existencia de "una pobreza activa", la que se da entre la población ocupada, y que según los responsables de esta ONG, es "una bolsa de pobreza creciente". Según Cavero,  esta bolsa tiene su origen en la reforma laboral, que favorece el despido y los empleos precarios, y merma la capacidad de negociación con las empresas.

Encuesta ciudadana

En la rueda de prensa se han hecho públicos también los resultados de una encuesta elaborada por Metroscopia para esta organización que desvela que tres de cada cuatro españoles cree que con las actuales medidas de ajuste los ciudadanos serán más pobres y empeorará su calidad de vida.

Además, para tres de cada cuatro encuestados las desigualdades que existen en España son resultado de factores estructurales y no de los méritos o capacidades de los ciudadanos, aun así una gran mayoría cree que la pobreza se puede reducir, ha señalado la analista de esta empresa de sondeos Violeta Assiego.

La encuesta destaca que siete de cada diez españoles estarían dispuestos a rechazar "trabajos en negro" si eso contribuyese a reducir las desigualdades y solo un 35% están a favor de pagar más impuestos debido a que desconfían del uso que se hace de ellos.

Las conclusiones de informe presentado dicen que "las decisiones políticas tomadas durante las turbulencias de la crisis social y económica están conduciendo a España hacia cambios estructurales drásticos" y que "las políticas sociales son las primeras en sufrir las consecuencias de este fundamentalismo de la estabilidad fiscal a través de recortes presupuestarios".

Umbral de pobreza

El umbral de pobreza, según explica el INE, se fija en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de las personas, siguiendo criterios de Eurostat; el cálculo se hace a partir de la distribución de los ingresos del año anterior. La mediana es el valor que, ordenando a todos los individuos de menor a mayor ingreso, deja una mitad de los mismos por debajo de dicho valor y a la otra mitad por encima.

El valor del umbral de pobreza, expresado como ingreso total del hogar, depende del tamaño del hogar y de las edades de sus miembros, es decir, del número de unidades de consumo.

En la encuesta de Condiciones de Vida de 2012 del INE, el valor del umbral de riesgo de pobreza se obtuvo multiplicando 7.354,6 por el número de unidades de consumo del hogar. En un hogar compuesto por dos adultos y dos menores de 14 años, el umbral de pobreza era de 15.444,7 euros anuales (ó 3.861,2 euros por persona); para un hogar de un adulto, el umbral era, por tanto, de 7.354,6 euros.