Samantha Power, embajadora de EE UU ante la ONU
La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, se dirige a los periodistas en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. EFE

La prensa la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, ha afirmado este lunes que solo el régimen de Bachar Al Asad pudo estar detrás del ataque con armas químicas el pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco. Tras divulgarse el informe de los expertos de la ONU Power ha afirmado que "los detalles técnicos del informe dejan claro que solo el régimen sirio pudo lanzar ese ataque".

Hay constancia "en miles de vídeos" de otros ataques de que las autoridades sirias tienen gas sarínLa embajadora ha aclarado que "el mandato de la misión no era investigar quién empleó las armas químicas", pero ha recordado el informe preliminar de los servicios de inteligencia de EEUU, destacó que las armas utilizadas en ese ataque eran "profesionales" y subrayó que la calidad de ese gas sarín es "más alta" que la que tenía el usado por el régimen iraquí de Sadam Husein en 1988.

Power indicó que, mientras hay constancia "en miles de vídeos" de otros ataques de que las autoridades sirias tienen gas sarín, "no hay pruebas" de que la oposición disponga de ese tipo de gas nervioso.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha mantenido su postura de los últimos días ha dicho que es responsabilidad "de otros" determinar quien usó armas químicas en el ataque del 21 de agosto en Siria, mientras que Estados Unidos, Francia y el Reino Unido dijeron que sólo el régimen de Damasco pudo emplearlas.

El responsable de la ONU indicó que se trata de un "crimen de guerra" que "no puede quedar impune" y añadió que cómo y cuándo depurar responsabilidades lo discute en estos momentos el Consejo de Seguridad.

Francia y Reino Unido apoyan a EE UU

Preguntado por el borrador que debate ahora el Consejo de Seguridad, el representante de Francia en el Consejo de Seguridad ha dicho que su país es partidario de aprobar una resolución que haga mención al Capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, que permite una intervención militar.

Mientras, el embajador británico en la ONU, Mark Lyall Grant, coincidió con sus colegas de EEUU y Francia en que el informe de los inspectores de Naciones Unidas "no deja dudas" de que detrás del ataque están las fuerzas del régimen de Damasco. Sobre las negociaciones en el Consejo de Seguridad, Lyall Grant indicó que ahora hay que esperar a la Organización para la Destrucción de Armas Químicas y la Organización Mundial de la Salud antes de someter a votación una resolución.

Por su parte, el embajador ruso, Vitaly Churkin, consideró que sus colegas occidentales se "precipitan" al adjudicar el ataque al régimen de Al Asad porque "todavía no han tenido tiempo ni de leer el informe".

"Hay todavía muchas preguntas que tienen que ser analizadas de forma seria y profesional", dijo representante ruso en la ONU, quien indicó que, mientras el Gobierno sirio denunció que ese día murieron varios de sus militares, la oposición no ha reportado víctimas.