Decenas de personas, entre familiares y amigos de las víctimas del accidente de tráfico registrado en la Avenida Blasco Ibáñez de Valencia en noviembre de 2010, se han concentrado este lunes en el lugar del siniestro para pedir "justicia" y "no más demoras" en un juicio que se señaló hace casi un año, pero que se tuvo que aplazar hasta este viernes ante la petición de nuevas pruebas por parte de diversos letrados. "Necesitamos un juicio justo y poder pasar ya página", ha explicado en declaraciones a Europa Press Rosa, la hermana de uno de los dos fallecidos.

En la zona del siniestro se han reunido familiares y amigos, que han dejado un ramo de flores en recuerdo de las víctimas, han colgado un cartel con la palabra 'Justicia' y con la frase "alguien hizo que nuestras vidas cambiaran hace tres años". A modo de reivindicación, se indica que el "accidente (o temeridad)" ocurrió el 16 de noviembre de 2010 y que el inicio del juicio tendrá lugar el 20 de septiembre.

El accidente tuvo lugar hace ya casi tres años, el 16 de noviembre de 2010, cuando una joven, B.G.S., tras rebasar hasta ocho semáforos en fase rojo —según recoge el ministerio fiscal en su escrito provisional— y en estado de embriaguez, chocó contra otro vehículo en el que viajaban tres personas, dos de las cuales fallecieron, y otra resultó herida con policontusiones y traumatismo abdominal.

El comienzo del juicio por este siniestro se fijó el 23 de noviembre de 2012, pero ese día, en las cuestiones previas, algunos abogados pidieron nuevas pruebas —la mayoría de ellas solicitadas por el letrado de la acusada—, lo que obligó a retrasar el inicio de la vista hasta este viernes, 20 de septiembre.

Los familiares y amigos de las víctimas esperan que "por fin" este viernes "ya pueda comenzar el juicio y que declare la acusada", ha indicado Rosa, quien ha señalado que con la concentración de esta tarde pretenden que este caso "no caiga en el olvido" y que "se trate a todos con igualdad y con justicia, sin más retrasos ni demoras", ha insistido.

"Ya han pasado casi tres años y todavía estamos esperando escuchar la declaración de la acusada y que se ponga fin a todo esto para que podamos pasar página y para que mi hermano pueda por fin descansar tranquilo. Y también mis padres", ha agregado.

Rosa, quien ha recordado que la acusada "sigue con su carnet de conducir, pese a los hechos", ha subrayado lo que les "cuesta" a todos ellos, familiares y amigos, prepararse psicológicamente para este juicio, por lo que ha reclamado que "se celebre y que termine ya". También ha mostrado su deseo de que "no se aporten falsos testigos para intentar salvar a la acusada y se asuman las responsabilidades de cada uno", ha dicho. "Lo necesitamos ya. Es mucho tiempo", ha añadido.

Cuatro años de prisión

La acusada, de 22 años en el momento del accidente, se enfrenta a una pena de cuatro años de prisión —tal y como reclama el ministerio público— por dos delitos de homicidio por imprudencia grave, un delito de lesiones por imprudencia grave, y un delito de conducción con temeridad. Asimismo, le solicita indemnizaciones que ascienden a los 265.000 euros para los familiares de las víctimas.

La joven —según se recoge en el mismo escrito— dio un resultado positivo de 1,10 gramos de alcohol etílico por litro tras el accidente, mientras que la prueba de aire registró un resultado de 0,35 miligramos de alcohol, cuando lo permitido para su caso eran 0,15, ya que se trataba de una conductora novel.

Consulta aquí más noticias de Valencia.