Huelga de profesores en Grecia
Varios profesores participan en la protesta convocada en Atenas. PANAGIOTOU/EFE

Con una manifestación de miles de docentes comenzó este lunes en Grecia la primera jornada de una semana de huelgas en protesta por la eliminación masiva de puestos de trabajo en el sector público, exigida por la troika de acreedores a cambio del rescate financiero del país.

Unas 8.000 personas, según cifras de la Policía de Atenas, se reunieron a partir de las 12.00 hora local (09.00 GMT) en la entrada de la Universidad de Atenas y recorrieron desde allí las principales avenidas de la capital hasta llegar al Parlamento.

Las manifestaciones no se centraron solo en Atenas, sino se extendieron también a otras ciudades helenas como Salónica y Yannina (ambas en el norte del país) y Janiá, en la isla de Creta El plan de la troika —compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional— prevé despedir hasta 25.000 personas del sector público, tanto en la administración como en la educación.

Unos 12.500 de estos funcionarios serán directamente despedidos, mientras que otros 12.500 serán colocados hasta fin de mes en la llamada "pool de movilidad laboral". Este modelo prevé el traslado forzoso o despido de los afectados en un plazo de ocho meses después de haber recibido la orden.

Durante ese período, el trabajador afectado recibirá el 75% de su salario, pero puede ser trasladado a cualquier otro puesto en el que haya vacantes o ser despedido, si al término de los ocho meses no se le encuentra utilidad.

La primera jornada de la huelga estuvo dominada por los docentes de la enseñanza pública, que se adhirieron en un 90% al paro, explicó Eleni Zografaki, vicepresidenta de la Federación de Profesores de Colegios Públicos (OLME).

"Nadie esperaba tal participación", aseguró Zografaki, quien destacó que en numerosos colegios la adhesión fue completa. En todo caso, reconoció que en los próximos días la participación irá bajando, sobre todo por la pérdida de salario de los docentes, a lo que se les descuenta entre 75 y 80 euros por día no trabajado.

Mientras, en las escuelas privadas la adhesión al paro laboral fue más baja, aunque alta para los estándares de ese sector, al situarse en un 50%.

"A pesar de las amenazas de los propietarios de las escuelas, la participación fue de alrededor del 50%, la mayor desde hace muchos años", declaró Mijalis Kurutós, líder del sindicato de docentes de centros privados.

Las manifestaciones no se centraron solo en Atenas, sino se extendieron también a otras ciudades como Salónica y Yannina (ambas en el norte del país) y Janiá, en la isla de Creta.

También los porteros de las escuelas públicas se manifestaron este lunes para protestar por los posibles despidos. Unos 300 porteros se enfrentaron a la policía ateniense en una manifestación ante el Ministerio de Reforma Administrativa, según mostraron las cadenas locales de televisión.

Cierre 24 horas: seguimiento desigual

Mientras, el llamamiento de la Confederación de Pequeñas Empresas de Grecia (GSEVEE) a un cierre de 24 horas de las tiendas en todo el país tuvo un seguimiento desigual.

"La participación fue alta en la periferia, pero en Atenas fue casi inexistente", admitió a Efe el presidente de la GSEVEE, Yorgos Kavazás. Los miembros de la GSEVEE protestan contra las amenazas de confiscaciones de bienes a los pequeños empresarios cuyas aportaciones a la seguridad social OAEE están atrasadas en varios meses.

Este martes se suman a la huelga los médicos de los hospitales públicos, que han convocado un paro de tres días, al igual que los abogados de Atenas. Para el miércoles y el jueves de esta semana la Confederación Nacional de  Funcionarios (ADEDY), una de las dos grandes centrales sindicales del país, ha convocado una huelga de 48 horas en todos los sectores de la función pública.

La confederación opositora en torno a la izquierda radical SYRIZA instó durante el fin de semana a los ciudadanos a derrumbar con las huelgas el Gobierno de coalición entre democristianos y socialistas.