Basura acumulada en un centro de salud
Basura acumulada en el centro de salud de El Naranjo (Fuenlabrada). Amyts

Los recortes de la Comunidad de Madrid en Sanidad están empezando a tener consecuencias. Según las denuncias recopiladas por la asociación médica Asociación de Médicos y Titulados Superiores (Amyts), los centros de salud de la región sufren acumulación de desperdicios y problemas de mantenimiento que están afectando a la atención al paciente.

A lo largo del verano, el colectivo ha documentado amontonamientos de basura en el centro El Naranjo de Fuenlabrada, vómitos que no se limpian después de más de 8 horas en el Santa Mónica de Rivas o acumulación de restos de material de curas en el San Fermín de Madrid capital. Así, hasta superar la veintena de denuncias por parte de los delegados de prevención. En el centro de Atención Primaria de Abrantes llegaron a encontrar ratas muertas en un falso techo y en el lavabo de una consulta.

Pusimos todo en conocimiento de la Consejería, pero no han dado respuestaLa asociación responsabiliza de esta situación a la Consejería de Sanidad. Hasta 2012, el departamento que dirige Javier Fernández-Lasquetty adjudicaba la limpieza ambulatoria a distintas empresas. En febrero de 2013, con el pretexto de ahorrar y aumentar la eficacia, unificó el servicio en un solo contrato que fue a parar a manos de Ferroser por un importe de 35,4 millones de euros, 17,8 menos de lo que invertía hasta el momento.

En mayo, Ferroser ejecutó un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) que concluyó con varias prejubilaciones y la reducción de jornada del personal de limpieza en un 30%. El resultado, según alertó CC OO en ese momento, fue la existencia de turnos de limpieza de solo cuatro horas (los centros de salud abren durante 12 en la mayoría de los casos) o edificios de tres plantas con una sola persona al cargo en toda la jornada laboral.

"En Abrantes se han eliminado más del 70% de las horas de limpieza. Los residuos biológicos sólo se sacan un día a la semana. En el Parque Coimbra hubo que cerrar una sala de lactancia porque un bebé vomitó a las 13.50 horas nadie lo limpió hasta las 15.35 horas. Los trabajadores nos dicen que no dan abasto y los que están 'de guardia' tardan en llegar dos horas cuando se les llama", explica Victoria Velasco, delegada de Prevención y Salud Laboral de Amyts.

"Ferroser no tiene plantilla para atender todos los centros mientras están abiertos, así  que deja un listado de teléfonos al que llamar. Si uno no contesta, se intenta con el siguiente hasta que un trabajador de otro ambulatorio aparece, pero ese, a su vez, está dejando de atender su puesto. Esto no se puede consentir en una instalación sanitaria", critica la doctora Reyes Hernández.

Amyts puso los hechos en conocimiento del director general de Atención Primaria, Antonio Alemany, el 29 de agosto. Al no obtener ninguna respuesta, denunció la situación ante la Inspección de Trabajo.

También limpia hospitales

El contrato firmado con la Comunidad de Madrid permite a Ferroser organizar a voluntad el servicio, aunque debe mantener unos mínimos de calidad. La Consejería de Sanidad, que no niega las deficiencias, asegura que "garantiza la limpieza" de las instalaciones, aunque aplicará "las medidas oportunas" si Ferroser está incumpliendo las condiciones. Respecto a los roedores, Sanidad recalca que el contrato de desratización es independiente y mantiene las mismas condiciones.

20minutos se ha puesto en contacto con Ferroser con el fin de recabar su versión de los hechos, sin obtener respuesta. La compañía, filial de la constructora Ferrovial, se reparte con Clece —empresa multiservicios del grupo ACS, que preside Florentino Pérez— el contrato de limpieza de 16 hospitales de la región y del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid. El importe del mismo es de 208 millones de euros para tres años. La Comunidad calcula que se ahorrará 65 millones.

Consulta aquí más noticias de Madrid.