Un equipo de investigación se encargará de determinar las causas del incendio que en la madrugada del sábado al domingo arrasó la nave-almacén de Centro Reto en Boo de Guarnizo, un incendio cuyos daños podrían rondar los 600.000 euros, según la Asociación.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil a Europa Press, por el momento se desconocen las causas que pudieron originar el fuego en esta nave en la que había, no sólo muebles, sino también electrodomésticos, cuadros o antigüedades, entre otros objetos de segunda mano.

La Benemérita ha indicado que ya se han abierto las diligencias para investigar lo ocurrido y se ha requerido a un equipo de investigación para determinar las causas de este incendio que los Bomberos de Santander y Camargo tardaron en extinguir unas siete horas.

Por otro lado, fuentes de la Asociación Reto han indicado a Europa Press que, aunque aún no se ha mantenido una reunión para valorar en detalle la mercancía que se ha calcinado, las pérdidas podrían rondar los 600.000 euros, sumando la nave y el material en ella almacenado.

Además, la Asociación se está planteando trasladar este negocio al polígono de Guarnizo, algo que, en el caso de llevarse a cabo, sería "pronto" ya que Reto quiere salvaguardar "los clientes", así como mantener este almacén de venta de artículos de segunda mano en "la zona".

En cuanto a las causas del fuego, desde Reto han manifestado su "extrañeza" debido a que todas las tardes a la hora del cierre, sobre las 20.00 horas, los trabajadores recorren la nave para hacer un reconocimiento y "apagan todo".

"Sólo se deja encendido lo mínimo para que funcione la alarma", han asegurado fuentes de la Asociación a esta agencia.

INCENDIO

El fuego arrasó la madrugada del sábado al domingo la nave-almacén del Centro Reto en Guarnizo (Astillero) y estuvo a punto de afectar a una casa contigua, que finalmente se ha logrado salvar.

Casi una veintena de Bomberos de Santander y Camargo intervinieron en la extinción del incendio y los trabajos duraron toda la noche, desde aproximadamente la medianoche hasta casi las 7.00 horas.

Cuando los bomberos llegaron al lugar el fuego estaba ya por el tejado y, prácticamente, la nave se dio "más o menos" por perdida por lo que las labores se centraron en proteger la casa contigua.

Además de las autobombas empleadas, un vehículo de altura se ocupó del fuego en el tejado pues amenazaba con caerse, algo que finalmente no ocurrió.

Y cuando los bomberos creían que el incendio en el interior estaba prácticamente extinguido, descubrieron un sótano con más muebles y sofás, lo que obligó a seguir con los trabajos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.