Los secretarios generales de CCOO y UGT en Andalucía, Francisco Carbonero y Francisco Fernández Sevilla, respectivamente, han efectuado este lunes una defensa de los cursos de formación y de las políticas activas de empleo (PAE) durante la reunión mantenida con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a la que han exigido la necesidad de efectuar la evaluación de las medidas y planes de empleo puestos en marcha hasta el momento.

Tras su reunión institucional con la nueva jefa del Ejecutivo andaluz, que se ha prolongado durante cerca de una hora, ambos dirigentes sindicales han asegurado que los cursos de formación "no son un incentivo de los sindicatos", sino "una necesidad ante el más del millón de parados en Andalucía", por lo que han dejado claro que "no va a renunciar a demandar que se mantengan las PAE y los cursos de formación".

Tanto Carbonero como Fernández han rechazado los posibles efectos que puedan causar sobre la economía y el empleo las tensiones territoriales generadas en zonas como Cataluña y han pedido un "cambio de mentalidad" al empresariado andaluz.

De esta forma, Carbonero ha indicado que en la reunión ambos sindicatos han expuesto la "incertidumbre" que generan los "vientos nacionalistas", que están "generando una presión similar a la que hicieron en la Transición, donde solo buscan el interés particular frente al interés general", por lo que se muestra "preocupado por que el discurso catalán sea la coartada para sacar ventaja de la situación en materia de financiación".

"La situación en que nos encontramos en Andalucía de desempleo depende de las políticas del Gobierno de España y hemos planteado a la presidenta que Andalucía no puede estar en silencio porque lo que pasa en este país es absolutamente importante para la cohesión social y territorial", ha agregado Carbonero.

Por su parte, Francisco Fernández Sevilla, quien agradeció la "prontitud" de la reunión, plantea como "necesidad urgente" que Andalucía "ocupe su posición en el debate sobre el modelo futuro y sobre la financiación para las comunidades autónomas", de manera que Andalucía "tenga capacidad a efectos de poder desarrollar una política económica que favorezca el crecimiento económico".

"El Gobierno andaluz debe ser exigente en esos debates y el que defienda a ciudadanos andaluces para que no haya ninguna situación de doble vía en el Gobierno central con respecto a las comunidades", ha agregado Fernández Sevilla.

Carbonero hizo una defensa de los cursos de formación, aseverando que las políticas activas de empleo "no es invento de los sindicatos, sino una prioridad y una necesidad en un país de seis millones de parados y una comunidad con millón y medio", tras lo que ha destacado que CCOO "ha gestionado un porcentaje muy pequeño de las PAE, con unos resultados de terminación y contratación por encima de la media".

Por ello, deja claro que los sindicatos "no vamos a renunciar a demandar que haya políticas activas de empleo; y el hecho de que las empresas ganen en competitividad es consecuencia de políticas activas de empleo", por lo que ha reivindicado dichas políticas y cursos y asegura que tiene "la cabeza muy alta en defender la honestidad de los trabajadores".

Plan especial de empleo

Tanto Carbonero como Fernández Sevilla han pedido la puesta en marcha de un plan especial de empleo, toda vez que, según indica el dirigente de UGT-A "hasta que la economía no crezca y cambie de modelo productivo, pues no hay brotes verdes ni final del túnel y estamos estancados, es necesario ese plan especial de empleo que dé soluciones a miles de andaluces que están sin prestación y haciendo lo imposible para poder mantener a sus familias; no solo se debe buscar la inversión sino que debe llevar aparejada la contratación".

Ambos sindicatos insisten en la necesidad de un nuevo modelo productivo, de forma que "se incentive a la empresa, pero que dicho incentivo esté correspondido con la responsabilidad social de las empresas en cuanto a mantenimiento del empleo y de los derechos laborales", ha agregado Fernández Sevilla, quien considera que "se tienen que buscar formulas no tanto de creación de nuevas empresas sino que, a las que hay actualmente, se busquen fórmulas que potencien el músculo de esas empresas para ser productivas y competitivas".

Carbonero y Fernández Sevilla recordaron que Andalucía "es modelo y ejemplo en materia de políticas sociales, y no tienen nada que ver con lo que hace en el resto de España", por lo que exige que ese modelo se mantenga y se potencie como elemento generador de empleo en Andalucía.

Ambos sindicatos exigen que se baje el techo de déficit. Así, Carbonero pide el cumplimiento de compromisos y exige a la Junta "valentía y coraje para reivindicar una ampliación del techo de déficit, porque de lo contrario es imposible hacer política económica y que genere empleo; el Gobierno nos está llevando a la ruina y el PP debería estar al frente de esas reivindicaciones".

Carbonero, que recordó que sindicatos y CEA firmaron un acuerdo por el empleo, ha lamentado que "excepto una reunión sobre la Estrategia 2014-2020, no se ha hecho nada", por lo que ha pedido a Díaz que "dinamice aquellos compromisos y aquellas políticas absolutamente imprescindibles".

Demandan asimismo un cambio de mentalidad en una parte importante de empresarios andaluces, toda vez que "en sectores como el turismo, por ejemplo, donde ha habido una buena campaña turística, se registra una pésima situación de los trabajadores y se está perdiendo la posibilidad de tener trabajadores vinculados a proyectos empresariales comprometidos con el turismo de calidad y están precarizando el empleo", indica Fernández Sevilla.

Por su parte, Carbonero cree que el empresario "en vez de apostar por la economía especulativa y buscar el beneficio rápido debe ir a la economía productiva y dirigirse al beneficio a medio y largo plazo", por lo que insiste en exigir responsabilidad social "a quien tiene el dinero". "Entendemos que la empresa tenga beneficios pero siempre dentro del respeto a los derechos y no aprovecharse del miedo o la incertidumbre para esta aprovechándose tanto y de tantos".

Las centrales destacaron la importancia de la estrategia 2014-2020 como "armazón para cambiar prioridades, especialmente en materia de dependencia".

EVALUACIÓN

Asimismo, ven necesario efectuar balances de los planes y medidas en materia de empleo emprendidas hasta el momento con dinero público y pide que "una parte de la contratación se efectúe a través del SAE", indica Carbonero.

Por su parte, Fernández Sevilla demanda que "se puedan evaluar las políticas del Gobierno en materia económica, ante lo que hay voluntad de su gobierno de hacer una evaluación de cada una de las políticas que desarrolle y de que los sindicatos "conozcamos los resultados de esa evaluación, que sea una evaluación conjunta de administraciones y agentes sociales".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.