Una oficina perteneciente al Juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla ha cerrado "transitoriamente" debido a la presencia de una rata que ha provocado diversos daños en dichas instalaciones, donde los funcionarios se han encontrado este lunes por la mañana con la sorpresa de que había varios cables de ordenadores "roídos" y excrementos del roedor en sus mesas.

Fuentes consultadas por Europa Press han indicado que fue entre el lunes y el martes de la pasada semana cuando los cuatro funcionarios que trabajan en esta oficina observaron varios "indicios" que denotaban la presencia de una rata en las instalaciones, como por ejemplo huellas del roedor provocadas porque, previamente, pasó por encima del tampón de los sellos del Juzgado y se manchó con su tinta.

Tras ello, se colocaron una serie de trampas de pegamento y veneno para intentar capturar al roedor, han dicho las fuentes, quienes han señalado que la sorpresa de los funcionarios ha sido "mayúscula" cuando han accedido en la mañana de este lunes a la oficina y han observado la presencia de varios excrementos y de huellas de este animal por sus mesas.

Asimismo, han podido observar la presencia de varios cables roídos y otros completamente rotos, lo que atribuyen a la acción de una rata que, según creen, accede a la oficina por el hueco de la instalación del aire acondicionado.

Piden desinfectar la oficina

Los funcionarios afectados han colocado esta mañana un cartel en la puerta donde se podía leer 'cerrado por roedores (ratas) transitoriamente' y han sido reubicados en las instalaciones de otros juzgados, pues no piensan volver a sus puestos de trabajo hasta que "se desinfecte la habitación".

Esta problemática situación ha sido trasladada tanto por los funcionarios como por el sindicato SPJ-USO a la secretaria coordinadora, a la delegación provincial de Justicia y al juez decano de Sevilla, Francisco Guerrero, quien ha asegurado que "se están adoptando medidas" para tratar de acabar con una situación que "preocupa" a la Delegación del ramo, haciendo referencia igualmente a las tareas de fumigación que se realizan en los juzgados del Prado de San Sebastián, en general, y en los calabozos en particular.

A juicio del juez decano, "se trata de un edificio viejo que hay que remodelar completamente", haciendo referencia en este sentido a "los cierres de la ventanas", punto en el que ha aludido a las quejas que los funcionarios han realizado en los últimos meses por la falta de limpieza de las instalaciones.

La junta niega que se trate de una plaga

De su lado, fuentes de la Consejería de Justicia e Interior han admitido que la Delegación del Gobierno de la Junta "tiene constancia de la presencia de un roedor" en dicho juzgado, señalando que desde los servicios de limpieza y mantenimiento de este edificio "se están poniendo los medios habituales para acabar con este animal".

Además, las fuentes de la Junta consultadas por Europa Press han dicho que, "próximamente, se va a proceder a realizar una desratización y desinfección de las instalaciones de este órgano judicial a través de una empresa especializada en estas labores".

La Delegación ha asegurado "que se trata de la presencia ocasional de un solo roedor que, posiblemente, ha accedido a las instalaciones desde el exterior del edificio, por lo que en ningún caso se trata de una plaga".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.