La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha mantenido un reunión con el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, a fin de evaluar el impacto de las medidas de apoyo a los ayuntamientos aprobadas en lo que va de legislatura y analizar la repercusión en Andalucía de la reforma de la administración local que impulsa el Gobierno, que actualmente se tramita en el Congreso de los Diputados.

Al término de la reunión, según informa en un comunicado la Delegación del Gobierno, Crespo ha negado que la reforma local "entre en colisión con el Estatuto de Autonomía de Andalucía ni contra ningún otro Estatuto" y ha recordado que el momento en el que se encuentra la tramitación de la misma permitirá "tener ocasión de debatirla ampliamente".

"España necesita una Administración Pública austera y eficiente, que sea un valor competitivo para nuestro país y esa es la filosofía que preside el proyecto de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local aprobado por el Consejo de Ministros del mes de julio", ha explicado la delegada.

A este respecto, ha destacado que la reforma que impulsa el Gobierno "actualiza y clarifica las competencias municipales, haciendo efectivo el principio de 'una Administración, una competencia', al tiempo que potencia el papel de las Diputaciones Provinciales para asegurar la necesaria cobertura en la prestación de los servicios obligatorios a los ciudadanos con independencia de su lugar de residencia".

Eficacia y transparencia

Además, según ha dicho, con la reforma se someterá a los servicios públicos de municipios, diputaciones y a los servicios mínimos de mancomunidades y las entidades locales menores "a un proceso de evaluación y a una mayor transparencia para el ciudadano, gracias a un claro impulso en la publicación de los costes de los servicios prestados".

Durante su encuentro, Crespo y Beteta han evaluado también las medidas de apoyo financiero a los ayuntamientos que ha adoptado el Gobierno desde el comienzo de la legislatura, entre ellas, el plan de pago a proveedores, el adelanto del pago en la liquidación de la PIE o el aplazamiento de determinados reintegros pendientes y deudas con la Seguridad Social, "que han permitido aliviar la asfixia financiera de muchos consistorios, hacer frente a sus deudas y dotarles de liquidez".

"Sabemos que muchos ayuntamientos andaluces lo están pasando mal, pero el Gobierno nunca les va a dejar solos y, al tiempo que les presta apoyo, va a seguir trabajando en las reformas que Andalucía y España necesitan para salir de la crisis y volver a la senda de la recuperación", ha concluido la delegada.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.