La Guardia Civil ha detenido a siete personas (seis españoles y uno de nacionalidad búlgara), con edades de entre los 24 y 28 años, como presuntos autores de más de una treintena de robos con fuerza de combustible en Palma de Mallorca y Llucmajor.

En un comunicado, la Benemérita ha informado de que desde principios de año, se produjeron una serie de robos en el interior de fincas rurales y en empresas de maquinaría pesada de las localidades de Llucmajor y Palma, en las que los autores, tras acceder al interior mediante escalo o forzamiento, sustraían grandes cantidades de combustible, de modo que en la mayoría de los casos se trataba de gasoil de tipo B para uso agrícola.

Tras perpetrar los ilícitos, según ha detallado, repostaban con el carburante sustraído vehículos de personas de Palma y Llucmajor, cobrándolo a bajo precio. En una ocasión, la Guardia Civil ha revelado que tras repostar un turismo, éste sufrió graves daños en el motor de los que el taller mecánico atribuyó sin duda al combustible utilizado.

Por otro lado, ha indicado que en las fincas y empresas en las que no se hallaba combustible, los detenidos sustraían todo tipo de metales, llegando incluso en una central eléctrica de la localidad de Llucmajor, a utilizar una máquina de disco para cortar las vigas y poder acceder así a los metales. Posteriormente, los efectos sustraídos eran vendidos en centros de reciclaje.

Así, la Guardia Civil de Llucmajor inició la investigación que ha durado varios meses, de manera que ha llegado a tomar distintas muestras de combustibles de diferentes turismos, realizar vigilancias y comprobar que los ya detenidos operaban en grupos de tres o cuatro personas.

Una vez efectuada la detención, los autores reconocieron los hechos, esclareciéndose así más de una treintena de hechos delictivos en las localidades de Palma y Llucmajor