El martes 16 de enero será recordado como una jornada negra en materia de siniestrialidad en el tajo.

La muerte de cuatro trabajadores en diversos puntos de la geografía española dibuja un futuro igual de negro o más que el del inicio del año pasado, en el que medio centenar de personas murieron en su puesto de trabajo.   

Muelle de Cádiz 

Un trabajador se golpeó con una grúa

De esta manera, un operario que realizaba las labores de avituallamiento a un barco pesquero en el muelle de La Cabezuela, en el término municipal de Puerto Real (Cádiz), falleció por la tarde tras golpearse con la grúa con la que estaba cargando un bidón de aceite en la cubierta del buque.

Según informaronfuentes de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, los hechos ocurrieron alrededor de las 14.30 horas, cuando J.G.S., del que se desconoce la edad, se encontraba cargando un bidón de aceite para el suministro privado del barco "Río Bravo" desde el muelle, cuando por causas que aún se desconocen la grúa le golpeó y le causó la muerte.

Una zanja en Barcelona 

Por otro lado, un operario de 22 años murió y otro de 34 resultó herido leve al venirse abajo parte de la zanja en la que estaban trabajando en la calle Llull de Barcelona, en el distrito del 22@, donde hace menos de un año murieron cinco trabajadores en un accidente ocurrido en circunstancias similares.

El siniestro se produjo sobre las 09.00 horas a la altura del número 66 de esta vía, cuando un desprendimiento de tierras sorprendió a los dos trabajadores, de nacionalidad marroquí, en el interior de una zanja, de unos 2,5 metros de profundidad por 1,5 de ancho, que habían abierto para instalar un punto de recogida neumática de basura.

Una máquina en Guipúzcoa

El hombre, de 56 años, quedó atrapado en una máquina

Además, un trabajador de 56 años falleció por la mañana en una empresa de Lezo (Guipúzcoa) al resultar atrapado por la máquina en la que desarrollaba su labor, informó el Instituto Vasco de Seguridad y Salud en el Trabajo (Osalan).

Las mismas fuentes indicaron que el siniestro se produjo sobre las 08.00 horas, en las instalaciones que la compañía Kopisal tiene en Lezo, donde este operario quedó enganchado por una máquina mandrinadora de 40 años de antigüedad que, según un "primer análisis", no estaba adecuada a la normativa vigente al no incorporar ciertos "dispositivos de seguridad". 

Una explosión en Sevilla 

Este siniestro repaso concluye con un obrero muerto y otro herido grave en una explosión ocurrida por la mañana en un tanque de aceite de orujo de la empresa Actividades Oleícolas S.A., ubicada en el municipio de Dos Hermanas (Sevilla).

Según informaron fuentes del servicio de emergencias 112, el suceso se produjo sobre las 9.50 horas, cuando los dos operarios se encontraban soldando un tanque de aceite de orujo en el interior de la nave de la empresa y se produjo una detonación por causas desconocidas.