El director de la Policía, Ignacio Cosidó, se ha referido este lunes al denominado 'caso Faisán', en el que la Audiencia Nacional juzga al exjefe superior de Policía en el País Vasco Enrique Pamies y al inspector José María Ballesteros como presuntos autores del 'chivatazo' al aparato de extorsión de ETA, asegurando que ninguna conducta "individual" puede "enturbiar" la imagen de la Policía; mostrando, además, su "plena confianza" en la Justicia.

En declaraciones a los periodistas en La Línea de la Concepción (Cádiz), donde ha asistido a la toma de posesión del comisario Adolfo Castaño Práxedes, el director de la Policía ha insistido en que al existir "un procedimiento de juicio oral abierto" no puede hablar al respecto, aunque ha querido mostrar su "total y plena confianza" en el funcionamiento de la Justicia.

"En mi etapa como parlamentario me tocó depurar responsabilidades políticas en relación con este caso, pero con un procedimiento abierto, y como director general de la Policía, solo puedo mostrar plena confianza en la Justicia", ha insistido.

Al hilo, ha destacado a la Policía como una de las instituciones "mejor valoradas" por los españoles, subrayando el "encomiable" servicio que cumplen todos los días "para la seguridad de los ciudadanos" y para una asistencia humanitaria "cada vez mas importante también".

"Ninguna conducta individual puede enturbiar la imagen de la Policía", ha aseverado Cosidó, que ha pedido igualmente "respeto" por la presunción de inocencia.

"Ahora estamos a la espera de que los jueces determinen probables responsabilidades desde el punto de vista penal, pero nada puede poner en peligro la imagen de la Policía, especialmente en la lucha contra el terrorismo donde ha pagado un precio muy alto y ha jugado un papel extraordinariamente relevante. No creo que nadie cometa la injusticia de poner en valor esa labor", ha remachado.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.