Más de 4.000 manifestantes han secundado este mediodía un acto de protesta frente al Consolat de Mar, —sede del Govern balear—, para mostrar su apoyo por la huelga indefinida en la educación que ha arrancado este lunes en la Comunidad Autónoma.

La concentración ha sido convocada por los sindicatos STEI, CCOO, y a la que se ha sumado también UGT. Asimismo, ha contado con el apoyo de la Asamblea de Docentes que desde el pasado mes de junio ha trabajado activamente para hacer efectiva la huelga que ha sido organizada como consecuencia de la política de recortes que ha aplicado el Ejecutivo autonómico en el ámbito educativo, y la aplicación del Decreto de Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL).

'Bauzá, el pueblo no perdona' y 'Bauzá, dimisión', han sido las consignas que más han coreado los congregados, entre los que figuraban además de docentes de las cuatro Islas, estudiantes y numerosos padres que han acudido acompañados de sus hijos.

"Hemos dado una lección de dignidad democrática, una lección de responsabilidad", ha espetado el responsable sindical del STEI, Biel Caldentey, quien ha anunciado que este miércoles se convocarán las Asambleas de Trabajadores Docentes para abordar nuevas acciones con el objetivo de convertir "la huelga indefinida, en una huelga activa".