Vivienda en venta
El cartel de 'Se Vende' en la fachada de un edificio de pisos. CH. LIZARRALDE

Vender un piso en este momento es una labor titánica, casi imposible. No importa si es nuevo o de segunda mano, la actual crisis ha retraído la compra de pisos hasta niveles impensables. Solo inversores, extranjeros o personas con liquidez (sin pedir hipoteca) se animan hoy a comprar piso.

Si dejamos a un lado la crisis por un momento, existen otros motivos por los que algunas viviendas no se venden y que en muchos casos tienen fácil solución. Se trata simplemente de posicionar nuestro inmueble como el más atractivo, por el factor que sea, dentro de la gran oferta que se puede encontrar en el mercado. Businness Insider recoge cuatro razones que pueden explicar que un piso no se venda.

Atrapados en un precio demasiado alto
Uno de los motivos que puede estar provocando que nuestra casa no se venda es el precio. Es importante conocer el precio medio de la zona donde se ubica nuestro inmueble, así como saber a qué precios se están vendiendo los pisos similares al nuestro. Ofrecer un buen precio podría ser la solución para deshacerse de la vivienda en caso de que urja la venta.

Por otro lado, en muchas ocasiones se tiende a poner un precio elevado para tener margen para rebajarlo en una posible negociación con el comprador. Según la experta inmobiliaria Tara-Nicholle Nelson, se trata de una táctica peligrosa. Si a nuestra casa le ponemos un precio por encima de mercado podemos conseguir que se haga invisible para los compradores. Hay que apostar por precios realistas (en la media de la zona) y aun así habrá que ser flexible con el precio de venta.

Una casa poco visible
Otro motivo en el que debemos parar atención es en el posicionamiento de nuestra vivienda en el mercado inmobiliario. Es muy importante que todo posible comprador conozca nuestra vivienda, tenga pleno acceso a la información y le facilitemos que pueda visitar la propiedad.

No debemos limitarnos a anunciar nuestra vivienda in situ, con un cartel de "se vende" que muchos ni siquiera se molestan en mirar. Hay que anunciarse en un portal inmobiliario y debe ser con una descripción detallada del inmueble e incluyendo imágenes de la vivienda. Es importante que a la hora de tomarlas el piso se encuentre en las mejores condiciones de limpieza y orden posibles, así como elegir los mejores encuadres y horas del día para aprovechar la luz natural.

Algún problema específico
Los compradores prefieren encontrarse con una decoración sencilla y despersonalizada. Un proceso de limpieza y simplificación puede ser necesario. Será un dinero que gastaremos para vender más fácilmente, pero que no tiene que servir para elevar el precio de venta. Si el problema es la situación, la finca o reformas demasiado costosas, tendremos que conformarnos con bajar el precio de venta para que a los compradores les compense hacer una inversión pequeña.

No estás listo para vender
Hay vendedores que están profundamente unidos a una casa. Toda oferta les parece pequeña. Así no se puede vender bien. Hay que desprenderse de las emociones y pensar únicamente en el precio que vale la propiedad.