Mas y Rajoy
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el del Gobierno, Mariano Rajoy, antes de un almuerzo con directivos del sector automovilístico. PATRICIA MATEOS / ACN

Tras la respuesta del presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, a la carta del president de la Generalitat, Artur Mas, en la que solicitaba convocar un referéndum en Cataluña y Rajoy respondió que no hablará sobre una hipotética consulta, el debate político se ha centrado en el futuro de Cataluña. Todos los grupos abogan por el diálogo, pero con matices.

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha dicho este lunes que la carta de Rajoy pone de relieve que el jefe del Ejecutivo se ha dado cuenta de que existe un problema y se ha abierto al diálogo, a diferencia de lo que hizo con el pacto fiscal.

De Gispert ha recordado que Rajoy habla en la misiva de "diálogo sin fecha de caducidad", cuando el año pasado "no hubo diálogo porque caducó al primer día" en que Mas le propuso el pacto fiscal, aunque la dirigente democristiana ha secundado la tesis del Govern catalán de que "diálogo sí, pero consulta también".

Tras la Diada de Cataluña y la respuesta de Rajoy, la presidenta del Parlament ha abogado por ampliar mayorías a favor del derecho a decidir y se ha mostrado confiada en que entidades como Foment del Treball y el PSC acabarán entrando en el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, cuyo documento fundacional se presenta este lunes.

La consulta, en el centro del debate

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha asegurado este lunes que la carta del presidente Rajoy a Mas "despeja cualquier atisbo de duda de que nada puede hacerse fuera de la ley". Soria ha comentado que la misiva es "suficientemente contundente" y en la misma se ofrece un diálogo sin límites en el tiempo para solucionar problemas que preocupan a la sociedad.

"La carta es un llamamiento al diálogo sin límites en el tiempo para abordar los asuntos que preocupan a los catalanes", ha precisado Soria, que ha insistido en que el Gobierno va a actuar "dentro del marco constitucional". A la cuestión sobre si el Gobierno podría ceder ante las peticiones del Gobierno de Artur Mas, el ministro de Industria ha recalcado que habrá "diálogo siempre dentro de la ley".

El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha asegurado este lunes que ve con "mucha preocupación" el proceso soberanista de Cataluña, especialmente "después de leer las cartas" que han intercambiado los presidentes catalán y español sobre la posibilidad de una consulta sobre la independencia.

Almunia ha apuntado que el proceso soberanista también despierta "preocupación" en varias instancias de la Unión Europea y ha pedido a los dos presidentes que busquen "vías para canalizar" la situación. El vicepresidente de la CE también ha reiterado que si una parte de un Estado miembro de la UE se "segrega" del resto, aquel territorio dejaría de pertenecer a la Unión.

Reacciones en Cataluña

El conseller de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, afirmó el domingo que el Govern "se tomará en serio" la propuesta de diálogo del presidente del Gobierno. Homs, sin embargo, ha recalcado que no serán "ingenuos" y que no aceptarán "dilaciones innecesarias" al calendario marcado por el Govern, que prevé celebrar la consulta en 2014.

El secretario de Organización del CDC, Josep Rull, insistió en que el problema para celebrar la consulta en 2014 no es de legalidad sino de voluntad política. También UDC, el socio de CDC en la federación nacionalista CiU que gobierna en Cataluña, ha considerado que el diálogo que Rajoy ha propuesto a Mas debe servir "no para dilatar el proceso, sino para hacer una consulta amparada por la ley", según ha declarado el presidente del Consell Nacional del partido democristiano y conseller de Interior, Ramon Espadaler.

ERC, el partido que presta su apoyo al Govern, reiteró que la consulta debe celebrarse en 2014 "sí o sí", en el "marco legal que más convenga" o en el que tengan a disposición, que podría ser la futura ley catalana de consultas o unas elecciones plebiscitarias, en opinión de la secretaria general republicana, Marta Rovira.

Por su parte, el PSC criticó el "inmovilismo" de Rajoy y el independentismo de Mas, e insistió en la necesidad de emprender una reforma de la Constitución basada en el federalismo para buscar el encaje de Cataluña en España.

Alfredo Pérez Rubalcaba hizo hicapié en que el diálogo entre Rajoy y Mas ha sido "dos cartas en un año; una para allá y otra para acá con la dirección equivocada", que "no se puede obviar" la situación que se vive en Cataluña y que los socialistas están dispuestos a "hablar, a dialogar" con Cataluña porque quieren que "siga siendo parte de España" y "seguir conviviendo con los catalanes".

El portavoz del PPC en el Parlament, Enric Millo, cree por su parte que Artur Mas debe decidir ahora entre el diálogo o la ruptura con España y que la carta de Rajoy es "positiva" porque supone "una oferta de diálogo" y una "mano tendida" dentro del "marco de la legalidad".

La coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, considera que el Gobierno "sigue sordo" no solo a la celebración de la Diada sino a "todo lo que está pasando en Cataluña". Camats aseguró constató que el Gobierno de Rajoy continúa negando la consulta sobre el futuro de Cataluña, a pesar de que, ha recordado, esta "tiene espacio legal para hacerse y es necesaria sí o sí". "Si no se puede hacer es porque no se quiere hacer", ha asegurado.

En términos similares a Camats se expresó en Madrid el líder de IU, Cayo Lara, que ha dicho que espera que Mariano Rajoy "tenga en mente" llegar a un acuerdo con Artur Mas para poder celebrar la consulta en Cataluña.

El líder de Ciutadans, Albert Ribera, ha advertido este lunes que la respuesta "es insuficiente porque no plantea una solución a los problemas" que pasan por "una reforma profunda del Estado español, necesitamos un plan estratégico, no vale sólo con responder cartas, porque esto no evita que crezca el populismo y el separatismo y se ataque la convivencia".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.