Primer ministro Lituania
El primer ministro de Lituania, Algirdas Butkevicius, durante la entrevista con la agencia ACN.

Laura Pous/ACN

El gobierno español ha considerado este lunes cerrado el contencioso con las repúblicas de Lituania y Letonia, después de que se hubiera especulado sobre si estos dos países daban su apoyo a la Vía Catalana. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha citado a los embajadores de ambas repúblicas bálticas a su despacho y, según fuentes de la diplomacia española, ambos países han atribuido las manifestaciones de sus presidentes publicadas a interpretaciones equivocadas y problemas con el idioma.

El ministro ha recibido a los dos representantes báticos por separado. A las 09.30 lo ha hecho con la embajadora de Lituania, Audra Plepyté, con quien ha hablado unos 20 minutos. Al salir de la reunión, la embajadora no ha hecho declaraciones, pero pocos minutos después la embajada ha hecho público un comunicado donde matizaba las manifestaciones de su presidente y aseguraba que "los medios de comunicación españoles" han hecho "una tendenciosa y errónea interpretación" de la posición lituana sobre Cataluña y afirmaba que "todos los asuntos domésticos deben ser solucionados según las medidas democráticas y legales, que existen en el país, respetando la Constitución".

El embajador letón no revela si Margallo estaba enfadadoPoco después, Margallo se ha reunido con el embajador de Letonia, Janis Eichmanis, durante también unos 20 minutos y, tras la reunión, Eichmanis ha hablado de una reunión agradable, evitando revelar si Margallo estaba o no enfadado por la postura de su gobierno.

Fuentes del Ministerio de Exteriores han apuntado que los dos representantes han asegurado ante Margallo que las manifestaciones de sus primeros ministros han sido malinterpretadas y han aducido también problemas con el idioma. Además, apuntan estas fuentes, han pedido disculpas y se han retractado plenamente.

La Vía Catalana y la Vía Báltica

Todo el embrollo tiene su origen en unas entrevistas que la Agencia Catalana de Noticies hizo a los primeros ministros de ambos países sobre la Vía Catalana, movilización independentista catalana inspirada en la que organizaron en su momento las repúblicas bálticas para reclamar su soberanía fuera de la Unión Soviética.

Según la entrevista de ACN, el lituano Algirdas Butkevicius defendió que cada país "debe encontrar su propio camino" y tiene "derecho a la autodeterminación", mientras que el primer ministro letón, Vladis Dombrovskis, abrió la puerta a un reconocimiento a la independencia de Cataluña por parte de su país:  "Si hay legitimidad en el proceso diría, teóricamente hablante, por qué no?". A raiz de la reunión con Margallo, los embajadores de ambos países habrían achacado a un problema de idioma esta interpretación de las palabras de ambos primeros ministros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.