La Guardia Civil vigila la zona de investigación
Agentes de la Guardia Civil mantienen acordonada la zona de investigación. (EFE/Pablo Otín) EFE/Pablo Otín

La Guardia Civil ha requisado las armas de fuego a todos los cazadores residentes en la localidad altoaragonesa de Fago, dentro del operativo desplegado para resolver el asesinato del alcalde de este municipio pirenaico, Miguel Grima, el pasado fin de semana.

El caso está bajo secreto de sumario
El Juzgado de Instrucción número 2 de Jaca se encarga de las diligencias del caso, que está bajo
secreto sumarial.

La Guardia Civil ya ha tomado delcaración a los vecinos de la localidad y a todos los miembros del Consejo Comarcal de La Jacetania .

Miguel Grima fue enterrado esta mañana en el cementerio de la localidad altoaragonesa de Sabiñánigo en presencia de su familia, que prefirió realizar un acto en estricta intimidad.

De hecho, una de las mujeres del cortejo fúnebre solicitó respeto a los medios de comunicación allí congregados y solicitó a las cámaras que dejaran de grabar.

Los restos no han podido ser incinerados como era el deseo del fallecido
El deseo de los familiares del alcalde era incinerar sus restos, aunque el Juzgado no lo ha permitido por si la investigación requiriera su exhumación.

Los dirigentes del Partido Popular participaron ayer en un acto público de duelo en la sede del Consejo Comarcal, en Jaca.

El cadáver de Miguel José Grima fue hallado el sábado en una cuneta de la carretera de Jaca que conduce a Fago.

Las hipótesis apuntan a que fue víctima de una emboscada y la autopsia ha confirmado que falleció a causa de los impactos recibidos en el pecho con una escopeta de postas.