Entierro de los colaboradores de Sadam
Los cadáveres de los dos colaboradores de Sadam ya están enterrados (Nuhad Hussin / Reuters) Nuhad Hussin / Reuters

Los dos colaboradores de Sadam Husein ahorcados el lunes en Bagdad, Barzan al Tikriti y Awad al Bandar, fueron enterrados por la noche junto a la tumba del dictador depuesto, en la ciudad de Auiya.

Según dijo a Efe el gobernador de la provincia de Salahedín, Abdala Husein Yibara, los cadáveres de Al Tikriti, hermanastro de Sadam, y de Al Bandar, llegaron hasta la localidad en un helicóptero estadounidense y fueron entregados a sus familiares antes de ser enterrados en el mismo mausoleo que el ex presidente iraquí.

Última voluntad

Según Yibara, la hija mayor de Sadam, Raghad, le llamó desde Amán -donde vive exiliada- para asegurarle que ésa era la última voluntad de Al Bandar, como él se lo había expresado.

Al Tikriti era el jefe de los servicios de espionaje en 1982 y Al Bandar el presidente del "tribunal revolucionario" que ese año juzgó y condenó a muerte a 148 chiíes de la aldea de Duyail tras un atentado fallido contra Sadam al pasar por esa población del norte de Bagdad.

Escalofriante ejecución

Al Tikriti y Al Bandar fueron ahorcados ayer tras ser condenados a muerte el pasado 5 de noviembre junto al mismo Sadam, y ello pese a las numerosas peticiones internacionales para que el Gobierno iraquí suspendiera o aplazara la ejecución de los dos condenados. La ejecución fue un espectáculo dantesco, ya que a Al Tikriti se le separó la cabeza del cuerpo.

Sadam ya fue ejecutado en la horca el pasado 30 de diciembre, y las escenas de la ejecución -donde se oía a alguno de los asistentes insultándole en el último momento- fueron clandestinamente grabadas y distribuidas por internet, lo que levantó una oleada de críticas contra el Gobierno iraquí.