El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha respondido por carta al presidente de la Generalitat, Artur Mas, donde le ha ofrecido diálogo "sin fecha de caducidad" y le ha pedido "lealtad institucional" y "respeto al marco jurídico".

Juntos ganamos todos y separados todos perdemos "Juntos ganamos todos y separados todos perdemos", afirma Rajoy en su carta, recibida esta tarde por Artur Mas, en la que alude a su compromiso de "atender al interés general de los españoles y, por ello, de todos los catalanes".

Rajoy afirma que el mejor servicio a la legitimidad democrática a la que invoca en su escrito el presidente de la Generalitat "es precisamente respetar ese marco jurídico en el que todos los gobiernos hallan su fundamento y legitimidad y los ciudadanos encuentran la garantía para la convivencia y la concordia".

La carta de Rajoy responde al escrito que le remitió Artur Mas el pasado mes de junio en el que pedía la convocatoria de una consulta soberanista en Cataluña.

La carta de Rajoy a Mas

El siguiente es el contenido íntegro de la carta enviada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al presidente de la Generalitat, Artur Mas:

"En respuesta a su carta en la que me plantea la necesidad de abordar un proceso de negociación para la celebración de una consulta en Cataluña, y sin perjuicio del exhaustivo análisis que exige el informe jurídico y político que me ha enviado con posterioridad, paso a manifestarle mi criterio respecto a las cuestiones que plantea.

Quedo a su disposición para trabajar conjuntamente y ofrecer la mejor respuesta a las necesidades de los ciudadanos Siempre he sido —y creo haberlo demostrado— una persona comprometida plenamente con el diálogo como forma de resolver las diferencias políticas o de cualquier otra índole.

Este compromiso con el diálogo adquiere su verdadero sentido desde la exigible lealtad institucional y desde el respeto al marco jurídico que a todos nos protege y que a todos nos vincula, en especial a quienes ejercemos responsabilidades de gobierno. Por mi parte, el diálogo no tiene fecha de caducidad cuando se trata de atender al interés general de los españoles y, por ello, de todos los catalanes.

En este sentido, considero que el mejor servicio a la legitimidad democrática que usted invoca es precisamente respetar ese marco jurídico en el que los gobiernos hallan su fundamento y legitimidad y los ciudadanos encuentran la garantía para la convivencia y la concordia.

Estoy convencido de la extraordinaria relevancia que Cataluña tiene para el conjunto de España y de la riqueza, pluralidad y singularidad de la sociedad catalana. Pienso asimismo que los vínculos que nos mantienen unidos no pueden desatarse sin enormes costes afectivos, económicos, políticos y sociales. Y por supuesto, quiero también transmitirle la firme convicción de mi Gobierno de que hemos de trabajar en el fortalecimiento de esos lazos y huir de los enfrentamientos. Debemos hacerlo desde la lealtad recíproca y el fomento de la corresponsabilidad en las dos direcciones.

Convencido de que juntos ganamos todos y separados todos perdemos, le invito a que ejerzamos responsablemente nuestra función como gobernantes democráticos con lealtad hacia los ciudadanos y las instituciones que representamos en estos momentos de dificultad económica y social que padece nuestra sociedad.

Desde el profundo afecto que siento por la sociedad catalana en su conjunto y el respeto institucional a la Generalitat de Cataluña que usted representa hoy, quedo a su disposición para trabajar conjuntamente y ofrecer así la mejor respuesta a las necesidades reales de todos los ciudadanos.

Una errata en la dirección

La curiosidades ha llegado cuando, al comprobar la dirección a la que estaba destinada la carta, se podía comprobar que la dirección tenía un error: estaba dirigida a Pina de Sant Jaume, cuando en realidad es Plaça de Sant Jaume.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.