Los grandes triunfadores de los Globos de Oro
Los grandes triunfadores de los Globos de Oro. (EFE)

Cartas desde Iwo Jima, de Clint Eastwood, se ha impuesto a Volver, de Pedro Almodóvar, como mejor película extranjera y Penélope Cruz, nominada por como mejor actriz dramática, ha sido derrotada por Helen Mirren, quien también se ha hecho el galardón como mejor actriz en una miniserie de televisión.

La película en lengua japonesa dirigida por el director estadounidense Clint Eastwood se medía también con la hispano-mexicana 'El laberinto del fauno', de Guillermo del Toro; la estadounidense 'Apocalypto' -rodada en lengua maya- y la alemana 'Das Leben der Anderen'.

El realizador estadounidense Clint Eastwood se tomó la entrega del premio con humor, al prometer que aprenderá idiomas. "Ahora que soy un director extranjero, aprenderé idiomas", dijo.

Babel y Scorsese se llevan los 'grandes'

Martin Scorsese se ha alzado con el Globo de Oro al mejor director por Infiltrados en la 64 ceremonia de entrega de estos premios celebrada en la madrugada de este martes (horario español) en California. Babel se ha hecho acreedora al título de mejor película dramática. El jurado ha optado en esta ocasión por un amplio reparto de los galardones entre las películas aspirantes.

Me molesta que el buen cine no se vea en Estados Unidos (Meryl Streep)

La gran sorpresa de la noche llegaba con la cinta Dreamgirls, todavía no estrenada en España. La película se llevaba tres estatuillas, una de ellas para el veterano, Eddie Murphy, que se imponía como mejor actor secundario a tres pesos pesados como Brad Pitt, Jack Nicholson o Ben Affleck. Dreamgirls también proporcionaba a Jennifer Hudson la estatuilla a la mejor actriz secundaria. El filme también era premiado como mejor película cómica o musical.

El intérprete estadounidense Forest Whitaker ganó hoy el Globo de Oro al mejor actor dramático de cine en la 64 ceremonia de entrega de esos premios, gracias a su papel en The Last King of Scotland.

Borat, sin bigote

El humorista británico Sacha Baron Cohen, mejor actor en musical o comedia, admitió que dejó de ser Borat, el popular supuesto periodista de Kazajistán, tras una noche de borrachera.

"Un día me levanté con resaca y me afeité el bigote y me di cuenta de que ese era el fin", confesó entre bromas.

Cohen había mantenido su personaje fuera de la pantalla celebrando todas las entrevistas como si se tratara de Borat, aunque recientemente comenzó a comparecer en público como él mismo.

Meryl Streep, suma y sigue

Uno de los momentos más emocionantes de la noche lo protagonizaba Meryl Streep que recibía el premio como mejor actriz en una película musical o de comedia por El diablo viste de Prada.

"Yo creo que he trabajado con todos los aquí presentes", comentaba con humor la actriz, que ha elogiado a sus colegas femeninas presentes diciendo que, gracias a ellas y su labor en el cine y la televisión, "este ha sido un año divertidísimo". "Me molesta que el buen cine no se vea en Estados Unidos" confesaba la actriz.