Únicamente 14 de los 168 municipios que dibujan nuestra provincia han adaptado sus planes de crecimiento a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), en vigor desde 2002.

Este sábado, 20 de enero, se cumple el plazo de cuatro años otorgado por la normativa para que las localidades se dotasen de un plan general, con la única intención de establecer figuras de referencia para controlar y velar por el crecimiento urbanístico, más allá del desarrollo a ciegas.

Pues bien, hasta el momento en Granada sólo han cumplido con sus obligaciones 14 pueblos (que suman el 11% de la población total): Motril, Escúzar, Pulianas, Villanueva del Mesía, Víznar, Cájar, Freila, Gójar, Dílar, Quéntar, Válor, Láchar, Alhendín e Iznalloz.
El resto de localidades, la inmensa mayoría, tramita en estos momentos sus planes generales (nuevos o adaptados a la LOUA), por lo que Obras Públicas calcula que a lo largo del presente año contarán con la correspondiente figura de planeamiento un centenar de ellas, según fuentes de la delegación en Granada.

Así pues, los que no lo hagan no podrán hacer modificaciones estructurales en su urbanismo o que afecten a dotaciones y equipamientos. Esto es, ni recalificar terrenos ni cambiar usos del suelo hasta que no se pongan al día con la ley, advierten las mismas fuentes.

Frenesí en las obras

Una de las consecuencias del nuevo panorama es la obligación de destinar a viviendas protegidas el 30% de los planes parciales aprobados tras el 20 de enero, de ahí que constructores se hayan apresurado en los últimos meses a mover los proyectos.

La actividad del Colegio Oficial de Arquitectos ha crecido frenéticamente en este periodo, indica Ana Carvajal, miembro del órgano.

Problemas en los del cinturón

Los municipios del cinturón se están encontrando con problemas para adecuar sus necesidades de crecimiento a la LOUA. El arquitecto redactor del plan general de Albolote, Miguel Martín, explica el porqué: «El desarrollo del área metropolitana está muy por encima de las limitaciones de la ley, por lo que sería necesario matizar los topes en estos casos», sugiere.