Señales contra los orines en Lavapiés
Una señal de 'Prohibido mear', pintada en el pavimento y rodeada de orines en la calle San Pedro Mártir (Lavapiés, Madrid). JORGE PARÍS

"Prohibido mear en la calle". De la noche a la mañana están apareciendo en las calles de Lavapiés señales pintadas en el suelo que ruegan no orinar en la calle. Esta iniciativa es obra de vecinos anónimos que quieren llamar la atención sobre uno de los principales problemas de su barrio: el olor a orines y las manchas en el suelo como consecuencia de la falta de limpieza municipal y del incivismo de algunos ciudadanos.

Las calles están ahora más sucias que nunca"No sabemos quién ha pintado esas señales, pero estamos de acuerdo con su queja", asegura Manuel Osuna, presidente de la asociación de vecinos La Corrala. "Las calles están más sucias que nunca y los meados es lo más molesto, sobre todo en verano, que es cuando se notan más los olores por las altas temperaturas", lamenta Osuna.

En su opinión, el gran culpable de esta desagradable situación es el Ayuntamiento de Madrid y su política de recortes en limpieza. Desde el verano de 2011, los baldeos de las calles con agua a presión se han reducido hasta el punto de que las manchas de orines, aceite y basura se quedan impregnadas en el suelo durante meses. "Solo baldean las calles principales, pero las adyacentes o secundarias nunca se lavan", protesta el representante vecinal de Lavapiés.

Septiembre es, tradicionalmente, el mes con más suciedad en el barrio. En esta temporada se junta la basura generada durante los festejos populares de verano, la aglomeración en las terrazas y, sobre todo, la reducción de personal de limpieza. "Tenemos la suerte de ser un barrio vivo donde viene todo el mundo. Pero tiene sus contrapartidas", asume Osuna.

Multas de 751 a 1.500 euros

Para el Ayuntamiento, la responsabilidad de la cantidad de orines es de las personas que hacen sus necesidades en la calle. Por ello, en 2009 intensificó las sanciones para quienes mearan en las aceras. La ordenanza municipal de Limpieza de los Espacios Públicos considera como una infracción muy grave "realizar las necesidades fisiológicas en vías o espacios públicos". Estos actos están sancionados con una multa de 751 a 1.500 euros.

Vecinos y oposición creen que el nuevo contrato de limpieza provoca más suciedadLos orines no son una lacra exclusiva de Lavapiés. Todos los barrios del distrito Centro tienen un problema con la suciedad, principalmente aquellos donde hay más actividades de ocio, como Chueca, Malasaña, Ópera o Huertas. Los vecinos de los barrios céntricos de Madrid se están planteando unirse en octubre para hacer fuerza y protestar contra los recortes en limpieza decretados por el Ayuntamiento de la capital. Entre esos recortes se encuentran la eliminación de la recogida de la hoja, la reducción de la frecuencia de lavado de los cubos de basura o el recorte de días de recogida de contenedores de envases.

Líderes vecinales y los partidos de la oposición en el Ayuntamiento (PSOE, IU y UPyD) consideran que el nuevo contrato de limpieza urbana (que entró en vigor en agosto) es el causante de la suciedad que inunda las calles de Madrid en las últimas semanas. Mientras, el Consistorio defiende todo lo contrario: según su versión, este nuevo contrato ayudará a mejorar la limpieza, ya que se sancionará a las empresas adjudicatarias que no cumplan unos objetivos mínimos.

Consulta aquí más noticias de Madrid.