El 30 de julio de 2001, Otegi, entonces parlamentario vasco, participó en el homenaje a la etarra Olaia Castresana, muerta ese mismo año al estallar la bomba que manipulaba. Por acudir a este acto, el fiscal pedirá 15 meses de cárcel.