Las obras de construcción de la tercera línea de metro en Bilbao podrán comenzar a principios de 2008, una vez concluida la redacción del proyecto el próximo verano. El nuevo trazado, que enlazará la localidad de Etxebarri con el Casco Viejo a través de Otxarkoaga, Txurdinaga, Zurbaran y Uribarri, excluirá al barrio de Rekalde a pesar de las continuas reivindicaciones vecinales en los últimos cinco años.

Mañana, precisamente, sus vecinos volverán a salir a la calle para exigir que el metro llegue a su barrio y rechazar la construcción de una línea de tranvía que, a su juicio, es el «sustituto» que han encontrado las instituciones para el suburbano en el barrio. Llevarán a cabo estas demandas, a pesar de saber que son una batalla perdida.
La tercera línea de metro, de este modo, dará servicio a 50.00 bilbaínos, pero dejará fuera a otros 50.000 que residen en Rekalde, la calle Autonomía o la zona de La Casilla.
‘Desprecio’
«Sabemos que no podemos hacer mucho, pero queremos decirles a las instituciones que nos han hecho un desprecio olímpico, con una imposición como es el tranvía», explica Satur Aranzai, portavoz de la asociación de vecinos de Rekalde.

El Gobierno vasco ya ha llegado a un acuerdo con el arquitecto Norman Foster, que diseñó parte de la línea 1 y 2, para que dibuje las estaciones subterráneas del nuevo trazado, en un intento de que tenga la misma apariencia que las ya construidas.

El nuevo trazado, no en vano, funcionará bajo la gestión de EuskoTren y no de Metro Bilbao como las dos líneas de metro en la actualidad. A pesar de ello, el nuevo suburbano tendrá frecuencias similares a las líneas de la margen derecha e izquierda, según el proyecto presentado por el Consorcio de Transportes, el constituido por el Gobierno vasco, la Diputación y los ayuntamientos por los que pasa el metro.

7.000 firmas vecinales

Pero las instituciones no han considerado la opinión vecinal, aseguran. En junio de 2005, después de que el Consorcio de Transportes aprobara la línea 3 del metro, y en periodo de alegaciones, los vecinos presentaron 7.000 firmas para exigir que la línea pase por su barrio. Un año y medio después, no han obtenido respuesta alguna.

Al mismo tiempo, están en contra del tranvía. Este transporte, denuncian, romperá las arterias más importantes del barrio, supondrá un peligro para el peatón y quitará espacios libres y aparcamientos. La manifestación partirá mañana a las 20.00 h del ambulatorio.

¿El 16% de vecinos, con el tranvía?

Consultados por el Gobierno vasco, el 16% de los vecinos de Rekalde dijeron que utilizarían el tranvía cuando llegara al barrio. Sin embargo, los más de 30.000 residentes en el barrio tienen claro que el metro es una solución mejor que el tranvía para sus problemas de transporte, según los estudios a pie de calle de la asociación vecinal. El colectivo considera que el Gobierno vasco preguntó «de forma interesada» para encontrar respaldo vecinal al proyecto del tranvía. «Cualquier vecino diría que cogería el metro antes que el tranvía», aseguran.