Enfrentarse cada día a una nueva afección
Montserrat Pàmies.
Hoy, las articulaciones; mañana, los ojos... El síndrome de Behçet, una enfermedad de la que aún queda mucho por investigar, provoca en quienes la sufren dolencias muy diferentes que pueden afectar prácticamente a cualquier parte del organismo.

Todo ello viene producido por la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), que deriva en síntomas como úlceras en la boca, las más comunes.

El Grupo Internacional de Estudio de la Enfermedad de Behçet concluyó en 1990 que para poder diagnosticarla, junto con este factor, deben presentarse, al menos, dos de los siguientes: úlceras en genitales, dolor en las articulaciones, uveítis (inflamación de las estructuras oculares), lesiones cutáneas o dar positivo en un test que mide la reactividad de la piel (patergia).

Esta misteriosa afección también es conocida bajo el nombre de la enfermedad de la ruta de la seda, ya que en países como Turquía, Irán o Japón está mucho más extendida. En España el síndrome de Behçet no es muy frecuente. Su evolución suele ser intermitente, aunque con brotes que pueden persistir durante varias semanas.

Vista al presente...

Montserrat Pàmies. Preside la Asoc. Española de la Enfermedad de Behçet.

"Tardé mucho tiempo en ser diagnosticada de Behçet. Comencé hace tres años con muchas úlceras genitales, pero me trataban con cremas porque creían que era herpes, aunque cada tres meses tenía brotes, que me podían afectar a cualquier parte del cuerpo: ojos, estómago, articulaciones… y me provocaban mucho cansancio. Un médico me habló del síndrome, y todo coincidía, pero muchos médicos lo desconocían. Finalmente, me lo diagnosticaron y poco a poco me han ido tratando todos los síntomas, pero sigo estando limitada. Sufro menos brotes, pero estoy peor durante más tiempo. Me dejan hasta un mes en cama sin poder hacer nada. Llevo estudiando siete años una carrera de tres y acabo de volver al trabajo después de tres años, pero sólo cuatro horas para no fatigarme. Todo esfuerzo que haga de más tengo que recuperarlo después. Soy como un robot, recargando pilas todo el tiempo".

...Mirada al futuro

Jenaro Graña. Reumatólogo del Hospital Juan Canalejo de A Coruña.

Y único médico en españa que pertenece a la Sociedad Internacional de Behçet
No hay ninguna causa conocida responsable de la aparición de la enfermedad
y no es contagiosa. Se cree que puede aparecer en personas genéticamente predispuestas que se ven expuestas a agentes externos, como bacterias. El problema, sobre todo, es llegar al diagnóstico, ya que muchos de sus síntomas son parecidos a otros de diferentes enfermedades, algo que puede confundir al médico. Por esta misma razón, los tratamientos pueden ser muy variados, pues cada persona sufre un Behçet distinto. Van enfocados a cada uno de los síntomas, pero no tiene cura conocida por ahora. Es algo crónico, pero en los casos menos agresivos entra en remisión y se puede llegar a estabilizar.

Próxima entrega: 16.Ictus Cerebral.

... Y todas las anteriores, en www.20minutos.es