Nuevos modelos de Apple iPhone 5S
Vista de los nuevos modelos de Apple iPhone 5S. EFE

Fiel a su dinámica de los últimos años, Apple ni defraudó ni sorprendió esta semana en la presentación de sus nuevos teléfonos iPhone, nuevos en plural, ya que, a falta de uno, desveló dos que reinventan el iPhone 5 lo suficiente como para seguir generando millones de dólares sin revolucionar el mercado.

La compañía que dirige Tim Cook enseñó por primera vez el iPhone 5S y el iPhone 5C que aportan más colorido y mejores cámaras al sector del 'smartphone', que parece haber alcanzado su fase de madurez, donde el factor precio le ha comido terreno a la innovación.

Qué trae el iPhone 5S

El iPhone 5S, el más tecnológico, tiene las mismas dimensiones y peso que el iPhone 5, misma resolución de pantalla también, duración muy similar de la batería y mismo precio de salida, 199 dólares para el modelo de 16GB si se adquiere con un compromiso de dos años de contrato con el operador telefónico.

El iPhone 5S será el primero de toda la historia en salir a la calle en doradoSu novedad más vistosa es el sensor de huella dactilar que sustituye al tradicional botón de inicio y que permite que el usuario desbloquee el teléfono sin necesidad de utilizar una contraseña. Una herramienta futurista con pocos usos más.

Ese sistema, llamado Touch ID, puede ser empleado para confirmar una compra en iTunes pero no está disponible para que los desarrolladores de software lo integren en las aplicaciones, según confirmó AllThingsD.

El iPhone 5S ofrece una cámara sensiblemente mejor que su predecesor, con opción de grabar vídeos en "slow motion", sacar fotos seguidas de forma automática y mayor estabilización, así como amplia conexión a redes LTE (4G).

Estas características que ayudarán a vender el dispositivo apenas amplían realmente las posibilidades del teléfono comparado con el iPhone 5. La principal actualización en ese sentido es su procesador A7, que hace que sea el doble de rápido en sus operaciones, lo que, por ejemplo, incrementa el uso potencial del aparato para juegos.

El iPhone 5S será el primero de toda la historia en salir a la calle en dorado.

Inversores y China, decepcionados

Los inversores bursátiles recibieron el dispositivo con desencanto y castigaron las acciones de Apple, que tocaron su fondo de cotización del día, una caída del 3,3% respecto al cierre del lunes.

La presentación decepcionó a los usuarios chinos (objetivo prioritario para Apple)El único momento en el que los títulos de Apple se negociaron en positivo durante el tiempo que duró la presentación fue cuando se dieron a conocer los detalles del iPhone 5C, un producto que podría describirse como un iPhone 5 con carcasa de plástico.

Wall Street pareció deducir que, con ese plan de hacer nuevo lo viejo, Apple haría un gran negocio, especialmente en China, pero China reaccionó de inmediato criticando los dispositivos de Apple.

La presentación decepcionó a los usuarios chinos (objetivo prioritario para Apple), que criticaron los altos precios de los aparatos de una marca que atraviesa horas bajas en China. El evento en un hotel de la zona financiera de Pekín se había presentado como el primero que el gigante estadounidense celebraba lejos de su sede en Cupertino y de manera casi simultánea con el anuncio de sus nuevos modelos en EE UU, en lo que se percibía como un intento de reconectar con un público chino que en los últimos meses se ha distanciado de la marca.

Pero el acto, que había generado una enorme expectativa en China, se limitó a reproducir el vídeo del acto en Cupertino y no desveló ningún anuncio exclusivo para el mercado asiático, como se había especulado. El nuevo teléfono de gama alta tampoco convenció a los chinos, que, como en otras ocasiones, criticaron la "falta de innovación". "No hay casi novedades. Les han cambiado de ropa", señaló un internauta, Dang Shilu, en las redes sociales donde los comentarios sobre los nuevos aparatos de Apple se multiplican y superan ya los tres millones.

Críticas en las redes sociales

Básicamente, Apple decidió darle una segunda vida al modelo de teléfono que debutó hace un año, darle un toque estético al ofrecerlo en cinco colores como si fuera un iPod, y publicitarlo como un iPhone de gama media o económico.

Hasta ahora, cada vez que salía un nuevo iPhone, Apple rebajaba el precio del modelo anterior para buscar seducir a los usuarios a los que uno de sus 'smartphone' de última generación les resultan excesivamente caros.

En esta ocasión, Apple retirará de los estantes el iPhone 5 y lo reemplazará por el iPhone 5C, que valdrá 99 dólares en su versión 16GB, con dos años de contrato, 100 menos que el iPhone 5S. Curiosamente, el iPhone 5C pesa más que el iPhone5 y costará 549 dólares si se adquiere liberado, una cantidad que resulta excesivamente alta como para etiquetarlo como "low cost".

En Twitter el dispositivo de plástico recibió pocas palabras bonitas por parte de los fans, que echaron de menos al difunto Steve Jobs: "se estará revolcando en su tumba", decía un tuitero, que resumía un sentimiento compartido en la red de que Apple había descuidado su imagen fabricando un producto así.

Los dos nuevos iPhone llegarán a las tiendas el 20 de septiembre y el 5C se puede encargar desde este viernes, ambos con la séptima versión del sistema operativo iOs, que los actuales usuarios de Apple podrán descargar gratuitamente a partir del 18 de septiembre en sus iPhone 4 y 4S, iPad 2 y posteriores, iPad mini y último iPod Touch.

El iOS 7 supone un resideño del software y añade valor a los dispositivos antiguos con sus 200 mejoras, algo que el vicepresidente de Ingeniería de Apple Craig Federighi dijo que era "casi como conseguir un dispositivo nuevo".