El año pasado murieron 49 personas y hubo 168 siniestros graves en el lugar de trabajo. Los accidentes laborales se incrementaron un 6,19%, aunque los mortales descendieron un 15%.