Así lo explicó ayer el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, que dijo que no habrá problemas para el abastecimiento de agua de boca, aunque sí para la agricultura. Los primeros cortes podrían llegar con el inicio de la campaña de riegos. Los embalses están al 58,61%.