Hoy arranca una nueva campaña para controlar que todos los canes estén debidamente identificados. Los agentes de ocho unidades de la Policía Local patrullarán por los barrios durante un mes con un aparato que permite detectar si el can lleva el microchip. En caso negativo, a los dueños les pueden caer entre 601,02 euros y 6.010,12 euros de multa. Además, se repartirán folletos de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas y del Ayuntamiento.