De ellos, unos 120 participaron en talleres de risoterapia, chi-kun, autoestima, relajación e incluso sexualidad. Una iniciativa novedosa que ayuda a estos enfermos a mejorar su calidad de vida y la de sus familias, de manera sustancial, además de favorecer su reinserción social y familiar.

El cáncer, y muchas veces los tratamientos con quimioterapia y las mismas operaciones quirúrgicas, provoca no sólo sufrimiento físico, sino también un deterioro psicológico y  problemas para asumir y aceptar la enfermedad.

Las terapias alternativas como complemento a los tratamientos tradicionales  se están imponiendo para dar  respuesta a estos efectos colaterales. En España, uno de cada cuatro enfermos oncológicos utiliza la medicina alternativa como complemento a su tratamiento habitual, según la Asociación contra el Cáncer.

Fitoterapia, homeopatía, acupuntura y reflexología son los más demandados.