Mas y Mas-Colell
El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell (de espaldas), y el presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, durante la reunión del Ejecutivo sobre los presupuestos. GUILLEM SÀNCHEZ / ACN

El Govern ha iniciado este martes los trámites para aprobar la creación de tres nuevos impuestos medioambientales, que gravarán las emisiones de CO2 de la aviación comercial, los residuos nucleares y la emisión de gases y partículas contaminantes a la atmósfera.

Con estos nuevos impuestos se espera recaudar unos 50 millones de euros anuales que, según relató el portavoz del Govern, Francesc Homs, tras la reunión del Ejecutivo de este martes, servirán para "financiar inversiones públicas en la mejora del entorno" y para cumplir mejor con las directivas europeas en materia de medio ambiente.

Los tres nuevos tributos son los siguientes: sobre las emisiones de la aviación comercial (por el que se esperan recaudar 3,6 millones anuales), sobre la producción termonuclear de energía eléctrica (43 milllones anuales), y sobre la emisión de gases y partículas en l'atmósfera (2,76 millones anuales).

Homs insistió en que el primer tributo ya se aplica en otros países europeos, como Francia o Alemania y que los otros dos se han inspirado en los impuestos ya vigentes en otras comunidades autónomas.

Preguntado por si los nuevos tributos repercutirán finalmente en la factura de la electricidad que paga el usuario, Homs no descartó que así suceda pero argumentó que este no es el "propósito" de la creación de estos nuevos impuestos.

Más impuestos

Hace un mes el president de la Generalitat, Artur Mas, descartó aplicar más recortes en los presupuestos de 2014 tras tres años de ajustes por lo que se incidiría en la vía de los ingresos. Por ejemplo, en 2014 entrará en vigor la recuperación del impuesto de sucesiones para las rentas más altas, aplazada por la prórroga presupuestaria de este año.

El gravamen sobre residuos nucleares, por ejemplo, permitirá ingresar 100 millones de euros, según los cálculos de los republicanos. De aprobarse, los nuevos impuestos acompañarán la ley de presupuestos de 2014. El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, trabaja para presentar las cuentas a finales de mes o en octubre.

El acuerdo de estabilidad firmado entre CiU y ERC prevé la creación de nueve figuras impositivas, como el impuesto sobre depósitos bancarios, que ya ha recibido el aval del Tribunal Constitucional y con el Govern espera recaudar 500 millones de euros. El Govern también ha modificado el impuesto sobre transmisiones patrimoniales.

Homs afirmó que la tasa sobre bebidas azucaradas se ha pospuesto. Está basada en razones sanitarias, que afectaría a las grandes distribuidoras y con la que se recaudarían 22 millones de euros. Homs negó haber recibido "presiones por parte de la diplomacia norteamericana" para crear este tributo.

La Conselleria de Territorio trabaja en el resto de gravámenes pendientes, como son la euroviñeta en el Eje Transversal para los vehículos pesados y el que se aplicará a los pisos vacíos que están en manos de bancos y promotores.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.