El ministro Soria
El ministro Soria, durante la rueda de prensa de este lunes en el ministerio de Industria. EFE

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha presentado este lunes un paquete de medidas de apoyo al sector naval basado en "financiación blanda y créditos a la exportación", con el objetivo de recuperar la confianza de los inversores.

De esta manera, el Gobierno refuerza el nuevo sistema de bonificaciones fiscales a la financiación de la construcción naval con la intención de superar la parálisis vivida después de que la Comisión Europea dictaminara la devolución de las ayudas recibidas por los financiadores entre 2007 y 2011.

Soria ha anunciado estas medidas, que todavía están en fase de concreción, tras la reunión mantenida este lunes con representantes de los ministerios de Industria, Hacienda y Economía, los gobiernos autonómicos de Asturias, Galicia y País Vasco, la patronal de los astilleros Pymar y los sindicatos CCOO y UGT.

El ministro ha subrayado que "no es un paquete de dinero", sino de préstamos ICO "a unos intereses inferiores" a los de mercado y coberturas a través del CESCE para la exportación de buques.

No es un paquete de dinero, sino préstamos ICO "a unos intereses inferiores a los del mercado".Con respecto a la cuantificación de las ayudas que hay que devolver, que tendrá que hacerse pública antes del 18 de septiembre, Soria ha insistido en que Hacienda trabaja en colaboración con la Comisión Europea para "llegar a un acuerdo sobre la interpretación de los términos de la decisión".

Ha avanzado que, en cualquier caso, la cifra final será "muy inferior" a los 2.000 millones de euros de los que inicialmente se había hablado.

Varios asistentes a la reunión han coincidido en señalar que lo más importante en este momento es devolver las ayudas para "pasar página" y recuperar la confianza en el sector naval español.

El consejero de Economía y Empleo asturiano, Graciano Torre, ha urgido al Gobierno a determinar el importe de las ayudas a devolver porque "hay que transmitir que se va a cumplir" la resolución, así como a que vaya "concretando" el paquete de medidas anunciado.

El conselleiro de Economía e Industria gallego, Francisco Conde, ha pedido que el cálculo de las ayudas se haga "con el menor impacto posible para los inversores" y ha valorado las medidas aprobadas, porque plantean incluso la implicación del Ministerio de Asuntos Exteriores para impulsar la Marca España en este ámbito.

El viceconsejero de Industria vasco, Juan Ignacio Motiloa, ha apuntado la necesidad de "que los astilleros vascos tengan seguridad jurídica para poder contratar" porque "lo más importante es pasar página, pero pasar página bien".

En esa misma línea, la consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, ha señalado que "tenemos que mirar hacia el futuro, sentar las condiciones necesarias para que el sector siga trabajando" y ha calificado de "fantásticas" las medidas planteadas por el Gobierno.

En el área sindical, el secretario general de la Federación Industrial de CCOO, Agustín Martín, ha pedido "dar por cerrada la etapa de la resolución" y centrar los esfuerzos en conseguir carga de trabajo para los astilleros, mientras que el responsable del sector naval de UGT, José Luis Gacio, ha abogado por demostrar "que hay vida en el sector naval español".

El pasado 17 de julio, la CE dictaminó que los beneficiarios del régimen fiscal establecido para la financiación de la construcción naval (el denominado "tax-lease") debían reembolsar las bonificaciones recibidas entre mayo de 2007 y 2011.

El Gobierno, de acuerdo con todos los agentes implicados, anunció a finales de julio que recurriría la decisión de Bruselas, algo para lo que tiene de plazo hasta el 28 de septiembre, al considerar que cuenta con suficientes argumentos jurídicos para revocarla.