Cierran la iglesia de Platja d'Aro (Girona) por los robos continuos

Los ladrones aseguran al cura que roban para no pedir a Cáritas

El párroco de la iglesia de Santa Maria de Platja d'Aro, Ernest Zaragoza, ha decidido cerrarla fuera de los horarios de misa desde el lunes 9 por los robos continuos de dinero y objetos de la ermita, que se han incrementado notablemente en los últimos meses.

En declaraciones a Europa Press, ha explicado que el consejo parroquial valorará en Navidad si instalan un cancel de vidrio para que la iglesia pueda permanecer abierta durante el día, "no solamente para las ceremonias religiosas".

La ermita se ha podido visitar este verano de 9 a 21 horas, tiempo que han aprovechado los ladrones para robar el dinero de las donaciones, dos cálices de bronce y otros objetos litúrgicos.

Robos por 4.000 EUROS

Zaragoza ha valorado en 4.000 euros todos los hurtos y ha destacado que incluso intentó resolver el problema civilizadamente a través de una carta —colgada en la entrada de la iglesia— en que pedía a los ladrones que dejaran de saquear la ermita.

Lo ha denunciado a los Mossos d'Esquadra y en más de una ocasión ha pillado 'in fraganti' a los autores, que han salido corriendo y sin decir nada la mayoría de las veces, aunque en algunos casos han hablado con él.

No roban por necesidad

"Me han asegurado que roban porque no quieren pedir ayuda a Cáritas", ha añadido el párroco, que matiza que no delinquen por necesidad, puesto él ha atendido este año a más de 60 personas que necesitan comida pero no le consta que ninguna de ésas sea responsable de los hurtos.

Zaragoza ha explicado que los ladrones "nunca se han mostrado violentos", si bien el aumento constante del número de robos le ha obligado a solucionar el problema cerrando fuera de los horarios de misa.

El párroco ha recordado que también se tuvo que tomar esta medida en la ermita de Castell d'Aro, donde "jamás se ha producido otro hurto" desde que se instaló un cancel sin permitir la entrada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento