"Una película sólo es buena o mala, con independencia de su coste", dice el director de 'La perla de Jorge'

Fernández Vilalta es de la opinión de que un guión mal interpretado, dirigido o producido "no hay dios que se lo trague"
Pablo Fernández vilalta
Pablo Fernández vilalta
EUROPA PRESS

El director de 'La perla de Jorge', Pablo Fernandez Vilalta, es de la opinión de que los medios económicos no lo son todo a la hora de firmar un buen producto cinematográfico. "Una película es buena o mala, con independencia de su coste", ha afirmado.

'La perla de Jorge' se estrena este lunes día 9 de septiembre a las 19.30 horas en el Teatro Filarmónica. Ha sido rodada en su mayor parte en tierras asturianas (Oviedo, Villaviciosa y Tazones) y ya ha sido galardonada en varios festivales internacionales. De ahí, el empeño personal por parte del director de que el estreno en España fuera en Oviedo. Está protagonizada por el conocido actor Roberto Álvarez.

A pesar de que Fernández Vilalta ha explicado que su película podría considerarse como una largometraje de bajo presupuesto, al no contar con los medios de otras producciones, no quiere que eso sea ninguna disculpa. "Eso al público no le importa", ha manifestado.

En declaraciones a Europa Press, Fernández Vilalta ha señalado que su película plantea la pregunta de si el arte es fruto de la necesidad de los creadores por aliviar su dolor. Así hace el símil con la perla. "¿Qué es y cómo se forma una perla? Algo se introduce en el interior de la ostra y le produce una herida, una herida muy dolorosa. La perla, que es algo muy hermoso, es el resultado final de las capas y capas de nácar producidas por la ostra en su intento por aliviar ese padecimiento", ha explicado.

El director ha tenido palabras elogiosas para Roberto Álvarez, el actor protagonista. "Es un actor con mayúsculas", ha subrayado el Fernández Vilalta, destacando su variedad de registros y su "oficio". Trabajar con Roberto Álvarez es en la película un escritor reputado sobre el que giran y al que admiran el resto de sus personajes. El director, ha elogiado el trabajo del resto del reparto, grandes actores, aunque con un rostro desconocido para el gran público.

Fernández Vilalta, nacido en Oviedo, ha dicho que no le ha costado elegir rodar en Asturias, por sus paisajes. "¿A quién no le gusta? Un plano general de Tazones visto desde el mar u otro de la playa de Rodiles suman mucho", ha explicado.

En este sentido, ha reconocido que para él significa mucho que la presentación de la película tenga lugar en Oviedo. "Es algo especial", ha indicado. Las setecientas personas que van a estar en ese estreno han formado parte, de una u otra manera, en la película. "Desde extras, trabajadores o dueños de negocios que nos los han cedido desinteresadamente, pequeños patrocinadores, empleados y alumnos de la universidad de geológicas, hasta los niños que forman parte del conservatorio y que tocaron con total profesionalidad la banda sonora de la película", ha manifestado Fernández Vilalta.

MECENAZGO

Preguntado sobre las consecuencias para el sector del cine y de la próxima ley de mecenazgo que ha comprometido el Gobierno, Pablo Fernández Vilalta ha dicho que la cultura ha de estar siempre amparada por las instituciones pero que urge una mayor implicación por parte del capital privado.

"Ya se nos olvida que la mayor parte de las obras de arte que hoy admiramos fueron pagadas ya hace cientos de años por auténticos mecenas", ha comentado, para a continuación advertir de una posible deriva de corte "meramente comercial" en las producciones si finalmente prima el dinero privado. Por otro lado se ha preguntado si al Estado le saldrán las cuentas, porque recaudará menos al ofrecer deducciones fiscales a las empresas que hagan ese mecenazgo.

Sobre sus futuros proyectos, Fernández Vilalta trabaja ahora en una nueva película y está escribiendo el guión. Cuando lo termine, volverá a buscar la financiación necesaria tanto en España como en el resto de Europa.

"El cine es algo muy caro y no te debes meter en un proyecto sin la financiación necesaria porque si no acaba repercutiendo en el resultado final. Un buen guión en sí no es nada, no es como una novela. Un guión mal interpretado, dirigido y producido es como una pieza de hielo que no se llega a deshacer. No hay Dios que se lo trague", ha sentenciado el director.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento