Vuelta al hogar: preparando la casa para los próximos meses

  • Volver a nuestra casa es volver a la tranquilidad de saber dónde están las cosas y la comodidad de disfrutar de un lugar solo nuestro, único.
  • Imprescindible almacenar todo aquello que no vayamos a utilizar a partir de ahora.
  • Cambio de colores: llegan grises, beiges, púrpuras, turquesas, chocolates, rojos...
Rincones para hacer nuestro hogar muy especial.
Rincones para hacer nuestro hogar muy especial.

Para la mayoría las vacaciones ya son un recuerdo. Vuelta al trabajo, al cole, a la rutina… vuelta a casa, al hogar. Y eso también es una buena noticia. Porque volver a nuestra casa es volver a la tranquilidad de saber dónde están las cosas y la comodidad de disfrutar de un lugar solo nuestro, único.

Para evitar la típica crisis post-vacacional, y comenzar a acostumbrarnos a nuestra vida habitual, lo mejor son los pequeños cambios. Fotocasa nos da unos cuantos consejos; sencillos gestos que harán que la vuelta de vacaciones sea menos dura.

Toca guardar "el verano"

Almacenar todo aquello que no vayamos a utilizar a partir de ahora será imprescindible no sólo para cambiar de actitud, sino, también, para que nuestra casa parezca amplia y ordenada. Al tiempo, es hora de comenzar a sacar ropa que, si no de abrigo, nos proteja un poco de los días más fríos de lo que queda de verano. Una limpieza en profundidad, para hacer que nuestra casa recupere su brillo, puede llegar a ser, luego, hasta reconfortante.

Redistribuir el espacio

Después de unos días de relax, redistribuir el mobiliario de las estancias pueden ayudarnos a evitar la rutina y a hacer que nuestra casa luzca como nueva. Si queremos realizar algún sencillo cambio más, siempre podemos optar por pintar las paredes (o alguna de ellas), de algún color más cálido (beiges, tierras) o neutro, ideal para empezar a pensar en los días frescos venideros.

Novedades de la temporada

Los colores, con el cambio de temporada también varían. Pasamos de los colores vivos, refrescantes o pasteles a otros, como ya hemos dicho antes, más cálidos, como los tonos tierra o los neutros, ideales para combinar con todo. Grises, beiges, púrpuras, turquesas, chocolates, rojos y cálidos amarillos vestirán nuestro hogar.

Cambian los complementos

Cambia el menaje y los textiles para la mesa. Manteles, servilletas, cubertería, platos y otros complementos se llenan, de nuevo, de colores cálidos y motivos acogedores. Esto pasa, también, en lo que a ropa de cama se refiere. Las sábanas de hilo o algodón dan paso a otros textiles más cálidos, y, combinadas con plaids o colchas, todavía finas, nos permitirán protegernos de las noches más frescas. Las cortinas volverán a ser algo más pesadas, para aislarnos del frío y vestir, de nuevo, nuestras ventanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento