Irene Rigau, consellera de Enseñanza.
Irene Rigau, consellera de Enseñanza. ARCHIVO

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha concluído que el Departament d'Ensenyament de la Generalitat catalana ha atendido correctamente a un alumno que había solicitado que se le atendiese en castellano como lengua vehicular.

El chico es hijo de una de las primeras familias que pidieron que los profesores le atendieran en castellano y que recurrió a los tribunales para defender su posición. Después de la sentencia del Tribunal Supremo que abría la puerta a desvirtuar la inmersión lingüística, los padres pidieron al TSJC que hiciese aplicar la sentencia, pero ahora el mismo TSJC dice, al menos en este caso, que se atendió bien al chico.

Tras los informes de inspectores

En su providencia, el TSJC dictaminó, el 29 de julio pasado, que después de los informes de los inspectores d'Ensenyament se llega a la conclusión de que el niño recibió "ensenanza con la presencia vehicular del idioma castellano", y por tanto se da por "concluido el presente incidente de ejecución de sentencia".

El padre del nino decia que la atención en castellano no lo fue por orden de Ensenyament sino porque la escuela lo hacia "por propia iniciativa"Ensenyament alegó ante el TSJC que el chico recibió en cuarto de ESO, el curso pasado, las asignaturas de educación física, religión, matemáticas y física y química en castellano. Además, aseguraba que "los profesores tienen cuidado de comprobar que el alumno no tiene problemas de comprensión, a pesar de que el alumno siga perfectamente las explicaciones en catalán".

En sus alegaciones del mes de junio, el padre del niño decia que la atención en castellano no lo fue por orden de Ensenyament sino porque la escuela lo hacía "por propia iniciativa". Además, recuerda que durante muchos cursos no recibió clases en castellano, ya que lo pidió en 2006, y solicita que se le asegure el castellano durante el Bachillerato, cosa que el TSJC no garantiza.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.