Tres niños de 13, 10 y 8 años fueron detenidos en la madrugada del pasado sábado en la localidad madrileña de Coslada tras ser sorprendidos por la Policía Local cuando circulaban en un BMW robado con el que se dieron a la fuga y causaron daños en otros cuatro automóviles y un vehículo policial.


Según fuentes policiales, durante la persecución, el conductor del vehículo intentó saltar en marcha antes de ser interceptados

  El conductor, de 13 años, circulaba hacia las tres de la madrugada del sábado por la Cañada Real de Merinas con el vehículo de gran cilindrada cuando al observar presencia policial en la zona realizó un brusco cambio de sentido y emprendió la huida.

Los agentes comenzaron una persecución por un camino de tierra paralelo a la M-45, que terminó 10 minutos después cuando el BMW realizó otro cambio de sentido en la rotonda de acceso a la M-45 en Coslada y chocó contra el vehículo policial.

Los menores, que dijeron residir en el poblado La Jungla, situado en la carretera que une Mejorada del Campo con Vicálvaro y ocupado por familias de etnia gitana, salieron ilesos mientras que los agentes tuvieron que ser atendidos por molestias cervicales que no resultaron de gravedad.

Según fuentes policiales, durante la persecución, el conductor del vehículo intentó saltar en marcha antes de ser interceptados por la patrulla policial.