El líder del PP, Mariano Rajoy, le dijo ayer a José Luis Rodríguez Zapatero que "el mayor error es empecinarse en el error" y aseguró que mañana le exigirá en el pleno del Congreso una "rectificación" de su política antiterrorista, aunque "lo fácil sea apuntarse a un eslogan de todos por la paz".

Lo cómodo y lo fácil es callarse, apuntarse a un eslogan de todos por la paz, como si aquí alguien estuviera en guerra

En el acto de presentación de las candidaturas de Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad de Madrid y de Alberto Ruiz-Gallardón a la Alcaldía de la capital, Rajoy aseguró que exigirá una "rectificación" porque "es lo que le conviene a España".

"Lo cómodo y lo fácil es callarse, apuntarse a un eslogan de todos por la paz, como si aquí alguien estuviera en guerra", añadió.

Rajoy manifestó que "nada desea más el PP que la derrota de ETA, nada, es el primero y principal punto de nuestro programa electoral desde hace muchos años, el primero".

Pacto antiterrorista

"Si el jefe del Gobierno -dijo- vuelve al Pacto Antiterrorista, vuelve a apostar por la derrota de ETA y dice con claridad que no se puede negociar ni dialogar, yo estará allí y el PP estará allí".

"Porque en los momentos más difíciles, en los duros, cuando las cosas se ponen mal, nos importan los principios y las convicciones. Cuando se habla de vida, libertad, derechos humanos y España, nosotros siempre estamos allí", apostilló.

Tras afirmar que "no es momento de frases huecas, ni de vaguedades, ni de intervenciones televisivas balbuceantes, ni de talantes", apuntó que "hoy vuelven a hablarnos de paz y de diálogo" y agregó, en referencia a la entrevista que publica hoy el periódico "El País" con José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, dijo que en España "no hay un problema de paz" porque "no hay guerra entre dos grupos, entre dos bandos, entre dos países o entre dos estados".

"La libertad no se negocia, no se dialoga y por la libertad no hay que pagar ningún precio político, por eso es un error la política de diálogo", consideró.

Por ello insistió en que mañana exigirá en el Congreso una "rectificación" y dijo que "alguien tendrá que explicar por qué se dijo el día 29 de diciembre que las cosas iban muy bien".

"Alguien tendrá que explicar qué información tenía o no tenía el Gobierno, por qué después del brutal atentado quien tenía que dar certidumbres y quien tenía la obligación de ejercitar un liderazgo, no dijo lo que todos queríamos oír y hubiéramos salido inmediatamente detrás apoyando: esto se acabo, aplicaremos la ley y aquí ni se negocia nada ni se dialoga nada", apostilló.