Benalmádena (Málaga)
Benalmádena (Málaga). GOOGLE MAPS

Un agente de la Policía Nacional, que se encontraba fuera de servicio, ha salvado a un hombre de 52 años de morir ahogado en una playa de Benalmádena (Málaga).

La víctima se encontraba en una zona rocosa, luchando por mantenerse a flote en el agua debido al fuerte oleaje.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 30 de agosto, sobre las 16.00 horas, cuando el agente, de 32 años, se encontraba de vacaciones en Playa Bonita.

La víctima presentaba fractura de la apófisis lateral izquierda en varias vértebras La bandera que ondeaba ese día era amarilla, dado que el se encontraba revuelto, según ha informado la Policía.

El agente vio a un hombre que intentaba mantenerse a flote y, ante el temor de que pudiera ahogarse o lesionarse al golpearse con las rocas, se lanzó al agua.

Nadó hasta donde se hallaba la víctima, semiinconsciente por los impactos contra los salientes rocosos, lo cogió y mantuvo su cabeza a flote hasta la orilla.

Inmovilizado

Ya en tierra firme, el policía comprobó que el bañista se quejaba de falta de movilidad en las piernas y de dolor en la espalda, de modo que lo inmovilizó, a la espera de asistencia sanitaria. Fue trasladado al hospital de la localidad, pues presentaba fractura de la apófisis lateral izquierda en varias vértebras.

El agente, destinado en la Comisaría de Torremolinos-Benalmádena, precisó asistencia médica por dolores en el hombro derecho.

Consulta aquí más noticias de Málaga.