Factoría de Pescanova
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova. SAS / EFE

Deloitte cifra el agujero patrimonial de Pescanova en 1.667 millones de euros, según figura en su informe como administrador concursal, en el que considera que su viabilidad pasa por un convenio de acreedores que incluya ventas y/o reorganización del negocio.

El informe establece que la masa pasiva de Pescanova a 30 de abril pasado, con la totalidad de los créditos incluidos, se sitúa en 3.674 millones, entre los que figuran créditos con distinta categoría de privilegio; mientras que la masa activa la cifra en 2.007 millones.

La salida de la insolvencia de Pescanova requiere un análisis conjunto con el Grupo de la que es cabecera El agujero patrimonial señalado por Deloitte (con fecha de corte de 25 de abril de 2013) y que se rige por lo establecido en la Ley Concursal es, por tanto, muy superior al que la consultora KPMG estableció en su informe forense del pasado mes de julio (elaborado bajo otros criterios contables y con fecha de corte a 31 de diciembre de 2012) y que lo situaba en 927 millones de euros.

Deloitte establece que los créditos con privilegio especial ascienden a 157,58 millones; con privilegio general a 11,71 millones; los ordinarios, 2.183,59 millones; los subordinados, 445,02 millones; contingentes privilegiados, 32,22 millones; contingentes ordinarios, 673,45 millones; contingentes subordinados, 141,07 millones; los concursales reconocidos, 3.644,65 millones; y los créditos contra la masa, 30,23 millones.

El informa también ha revelado que Pescanova declaró en los años 2011 y 2012 unas ventas de 625,84 y 703,34 millones de euros, de las que el 77 % y el 80 %, respectivamente, eran ficticias, es decir se realizaron con sociedades instrumentales con el objetivo de lograr financiación mediante el descuento de facturas en los bancos.

Para Deloitte, la solución para el concurso de Pescanova pasa por la aprobación de un convenio con sus acreedores que deberá sustentarse en la viabilidad de la sociedad y del grupo, así como en una reestructuración y redimensionamiento de sus créditos.

En su opinión, la salida de la insolvencia de Pescanova requiere un análisis conjunto con el Grupo de la que es cabecera y debe ser parte de la solución que se adopte para la empresa en concurso de acreedores.

El futuro pasa por que "se consiga implementar una reestructuración conjunta de la situación del Grupo, que probablemente incluirá la venta y/o reorganización de ciertas unidades productivas que no sean esenciales para el negocio en el futuro, así como de la aprobación de un convenio de acreedores.

Hay interés de siete entidades financieras

En este sentido, Deloitte destaca que "no ha recibido para su evaluación ninguna propuesta de convenio, ni otro tipo de propuesta que considere la viabilidad patrimonial de la sociedad o de su Grupo".

Sin embargo, en su informe, recoge el interés mostrado por parte de distintos grupos con potenciales soluciones para el concurso de la firma gallega.

Entre ellos, los de siete entidades financieras y Xesgalicia por participar en un crédito sindicado de 56 millones de euros, así como su solicitud para que se contratara a un asesor externo que elaborara un plan de viabilidad.

Por parte de los fondos de inversión, tanto españoles como internacionales —con los que se han reunido y proporcionado información a 28 de ellos—, se ha apreciado su interés tanto por el Grupo en su conjunto como por la participación en sociedades específicas.

Además, refleja el interés por parte de la base de accionistas de la sociedad de proponer un nuevo consejo de administración y la contratación, con la autorización del mismo, de un asesor externo que revise los escenarios del plan de viabilidad del Grupo.