Reyerta en Madrid
Los muertos eran ciudadanos polacos y recibieron numerosas puñaladas por todo el cuerpo. ALBERTO MARTÍN / EFE

Un hombre y una mujer de origen polaco han muerto en la noche del viernes y otro más se encuentra herido tras ser acuchillados, al parecer por un compatriota, durante una reyerta por causas desconocidas, en un piso de Móstoles (Madrid), según fuentes policiales.

La mujer, identificada como Marzena Walicka, de unos 50 años, y el hombre, que responde a la identidad de Waldemar Stanislaw Sieminski y de entre 40 o 45 años, fallecieron desangrados como consecuencia de las puñaladas asestadas por su agresor, al parecer un compatriota.

Podrían haber sido asesinados por otro ciudadano polaco, que está siendo buscado

 

El herido, Andrzej Franciszer Kozeminsk, 44 años, ha sido trasladado al Hospital de Móstoles, custodiado por la Policía, para ser atendido de heridas superficiales.

Según fuentes policiales, el presunto agresor, también de origen polaco y cuya filiación se desconoce, es buscado por las fuerzas de seguridad en la zona.

Fuentes del SAMUR refirieron que la muerte de la mujer se produjo a causa de las puñaladas recibidas en el tórax, aunque presentaba otras múltiples agresiones de arma blanca por todo el cuerpo, de las que sangraba abundantemente.

El hombre fallecido había recibido también numerosas cuchilladas por todo el cuerpo, y una mortal de necesidad en el cuello a la altura de la arteria carótida, indicaron a Efe fuentes del SAMUR, cuyos facultativos no pidieron hacer nada para salvarles la vida.

Los vecinos alertaron al SAMUR

Los hechos sucedieron sobre las once menos cuarto de la noche del este viernes en un piso situado en una octava planta del edificio de Pintor Ribera 14, donde se presentaron efectivos del SAMUR (equipos de emergencias sanitarias en Madrid) tras recibir una llamada de alerta de los vecinos del inmueble avisando que "había abundante sangre en el hueco de la escalera" de la casa, señalaron en el 112 Emergencias-Madrid.

Según fuentes de la investigación, la mujer que resultó fallecida en la pelea llevaba en España varios años y alquilaba habitaciones a compatriotas suyos.

Al parecer, el hombre que también resultó muerto había llevado hace tres días al presunto homicida al piso de la compatriota con el supuesto fin de alquilar un cuarto para dormir.