La "jornada de lucha" convocada este viernes por Segi, la ilegal organización juvenil de la izquierda 'abertzale', dejó un balance de ocho detenidos y numerosos actos de violencia callejera en el País Vasco y en Navarra.

Esta jornada tenía por objeto protestar por el juicio que se sigue contra representantes de las sucesivas organizaciones juveniles de la izquierda nacionalista radical, Jarrai, Haika y Segi, por parte del Tribunal Supremo, que está estudiando los recursos presentados por los condenados y que tiene de plazo hasta el próximo 18 de enero para dictar sentencia.

Los actos habían sido prohibidos expresamente por el juez Baltasar Garzón, que había ordenado a las Fuerzas de Seguridad que adoptasen las medidas necesarias para prevenir su celebración.

En el País Vasco, dos jóvenes fueron detenidos y se registraron numerosos actos de violencia callejera que comenzaron en la noche del jueves con el lanzamiento de cócteles molotov contra el ayuntamiento de la localidad vizcaína de Berango, con escasos daños materiales.

El acto más relevante fue el sabotaje que sufrió por la mañana la línea del Metro en Getxo (Vizcaya), entre las estaciones de Algorta y Bidezabal cuando un grupo de desconocidos prendió varios neumáticos sobre las vías, lo que interrumpió el tráfico y provocó retrasos en la línea.

En el municipio guipuzcoano de Arrasate, agentes de la Ertzaintza arrestaron a un joven por su presunta participación en la quema de varios contenedores que previamente habían sido cruzados en la calle Zarugalde, y que quedó en libertad sobre las 17 horas, aunque se le imputa su participación en un delito de desórdenes públicos.

En Hernani (Guipúzcoa) la policía autonómica detuvo a otra persona por cruzar contenedores en la calzada en el casco urbano, cerca de la sede socialista de este municipio. A las 21:30 horas el detenido continuaba en dependencias policiales.

Estos actos fueron condenados por el portavoz municipal del PNV en San Sebastián, Xabier Ezeizabarrena, quien aseguró que el "deseo de paz" de la sociedad vasca no puede ir acompañado de "acciones brutales y gratuitas".

El secretario general del PSE-EE de Vizcaya, José Antonio Pastor, pidió a la izquierda 'abertzale' que haga un llamamiento para que acaben los actos de violencia callejera, "de la misma forma que emplazó a ETA" al mantenimiento del alto el fuego.

En Navarra, seis miembros de Segi fueron detenidos y la sede del PSN en Tafalla y dos cajeros automáticos de Caja Navarra y Caja España en Tudela y Pamplona, respectivamente, sufrieron esta madrugada ataques con artefactos incendiarios.

Los detenidos, dos hombres y cuatro mujeres que formaban parte de un grupo de 35 personas consideradas integrantes de Segi, fueron arrestados cuando intentaban acceder por la fuerza al Ayuntamiento de Pamplona.

Han prestado declaración y las diligencias serán remitidas a la Audiencia Nacional.