El fiscal dijo durante su informe que si alguien sintió miedo durante la pelea fueron los responsables del local con los que discutieron, ya que los procesados «eran los únicos que estaban armados con una navaja». Aunque en un principio las penas solicitadas para ambos acusados sumaban 67 años de prisión, el fiscal rebajó esta petición hasta los 33 años.