Especialistas del ámbito de la empresa, la banca o la docencia han creado la Academia de Gastronomía de Valladolid, todos ellos, ligados por el denominador común de la afición a degustar la buena mesa. Algunos de sus integrantes ya han visitado una docena de establecimientos para analizar las características de los platos y vinos ofrecidos por cada local, según informa Efe.

Su presidente, Julio Vallés, expresó la intención de publicar las conclusiones del estudio sobre los platos, caldos y restaurantes de Valladolid, así como otorgar una distinción al mejor plato.

Para conservar la independencia, ni cocineros ni propietarios podrán formar parte de la academia.