Un empresario de 52 años será juzgado por, presuntamente, estafar a un trabajador extranjero al que tuvo laborando durante un mes sin dar de alta en la seguridad social y sin pagarle salario, a pesar de que se lo prometió verbalmente. Se enfrenta a penas de año y medio de cárcel.