Colas interminables ante la oficina de Extranjería
Un grupo de inmigrantes, ayer, ante la entrada de Extranjería a última hora de la mañana. (F. Simón)
La Oficina de Extranjería de Zaragoza no da abasto. Durante los últimos días, cientos de inmigrantes, sobre todo búlgaros y rumanos, saturan el servicio de forma continua y con largas colas desde primera hora de la mañana para solicitar la tarjeta de residente comunitario.

El reciente anexo de Bulgaria y Rumanía a la Unión Europea y la ausencia de una campaña informativa son las principales causas que explican esta situación, según denunciaron ayer diversos colectivos sociales. A primera hora de la mañana de ayer, más de 300 inmigrantes hacían cola frente a las oficinas de Extranjería.

En Zaragoza hay 23.764 ciudadanos búlgaros y rumanos. Muchos de ellos se apresuran estos días a conseguir su tarjeta de residente comunitario temiendo que haya un tiempo límite para hacerse con ella. Los sindicatos explicaron ayer que no hay plazo límite y que a estos ciudadanos no se les puede exigir la nueva tarjeta para hacer ningún trámite legal.

Más de dos meses para una cita

Los colectivos UGT, CC OO, Cáritas y Sos Racismo denunciaron ayer que el retraso en las citas para solicitar la residencia se eleva ya a más de dos meses y que hay una «incapacidad para absorber la demanda de información, lo que provoca que estas personas tengan que madrugar y esperar horas para ser atendidos». Piden a la Administración que desarrolle una campaña informativa que tranquilice a estos colectivos.