Ariel Castro, condenado a cadena perpetua por el secuestro y violación de tres jóvenes de Cleveland (EE UU) durante una década, ha sido encontrado muerto en su celda, informó la CNN.

Castro se declaró culpable el pasado julio de los casi 1000 cargos que pesaban sobre él, entre ellos los de secuestro, violación y asesinato agravado Los funcionarios de la cárcel de Orient, Ohio, encontraron a Castro, de 52 años, ahorcado en su celda hacia las 21.20 hora local (01.20 GMT), señaló la CNN. Sus esfuerzos por reanimarle resultaron infructuosos.

En un comunicado, la Oficina de prisiones de Ohio precisó que ha abierto una investigación sobre el suceso.

El reo estaba bajo protección especial lo que significa que permanecía en una celda solo y era objeto de una vigilancia estrecha con rondas escalonadas cada 30 minutos, explica el comunicado.

Nada más encontrarle, el personal médico de la prisión intentó reanimarle. Trasladado al centro médico de la Universidad del estado de Ohio, fue confirmada su muerte a las 10.52 hora local (02.52 GMT).

'El monstruo de Cleveland'

Castro secuestró a Michelle Knight, Amanda Berry y Georgina "Gina" DeJesus cuando tenían 14, 16 y 20 años respectivamente. Con una de ellas, Berry, tuvo una hija que tiene actualmente seis años. Las cuatro fueron liberadas el pasado mes de mayo, después de que una de ellas pidiera ayuda a un vecino aprovechando una salida de su secuestrador.

He pasado once años en el infierno y ahora tu infierno acaba de comenzar Michelle Knigh, quien sufrió fuertes palizas y hasta un aborto durante el cautiverio, aseguró tras su liberación: "Debo haber estado en el infierno y he vuelto, pero soy suficientemente fuerte para caminar por el infierno con una sonrisa y con la cabeza bien alta. No voy a dejar que esta situación defina quien soy. Yo definiré la situación. No quiero que me consuma el odio".

La noticia de que habían encontrado a las mujeres con vida tras más de una década desparecidas conmocionó a Cleveland, donde dos de ellas eran muy conocidas.

Castro, con el fin de evitar la pena de muerte, se declaró culpable el pasado mes de julio de los 977 cargos que pesaban sobre él, entre ellos los de secuestro, violación y asesinato agravado por la sospecha de que interrumpió el embarazo de una de las rehenes.

Conocido como el 'monstruo de Cleveland', fue condenado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional el pasado 1 de agosto por el cargo más grave al que se enfrentaba, el de homicidio agravado, por golpear a una de las mujeres durante el cautiverio hasta causarle un aborto.

En una declaración ante el juez, Castro aseguró no ser un monstruo, sino solo una víctima de la adicción a la pornografía.

Michelle Knight fue la única que compareció durante el juicio contra Castro. "Me arrebataste once años de mi vida y ahora los recupero. He pasado once años en el infierno y ahora tu infierno acaba de comenzar", dijo la joven en la audiencia.