Hacen la denuncia tras reconocer el Estado el peligro de acciones terroristas en trenes, puentes y aeropuertos.