Según informó la Jefatura Provincial de Tráfico de Málaga, la caravana comenzó en el kilómetro 300 y no pudo habilitarse ningún desvío, excepto mucho antes del punto del siniestro, a la altura de Vélez-Málaga. La única opción de los conductores fue dar la vuelta mientras la Guardia Civil trabaja en la zona para retirar el camión y, posteriormente, limpiar de la calzada los restos de este derivado del petróleo que se destina normalmente a la calefacción. Al cierre de esta edición aún proseguían estos trabajos. En el accidente resultó herido el conductor del vehículo.