Junto con él, las autoridades también trataron de expulsar a otro chico, que tuvo mejor suerte y consiguió quedarse en tierra gracias a que su abogado logró que un juez detuviese la devolución.